Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peralta cuestiona la tolerancia del Consell en las fiestas de 'bous al carrer'

Cuatro personas han muerto este año y ayer hubo 12 heridos en Segorbe

Cuatro muertos y centenares de heridos a lo largo de este año son motivo más que suficiente para cuestionar la moratoria impuesta por el Consell a la norma de seguridad de los festejos taurinos populares.

Así lo entiende Ricardo Peralta, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, quien se preguntó ayer hasta qué punto es "coherente" que, por un lado, se mantenga esta prórroga y, por otro, se aumenten las autorizaciones que expide el Ejecutivo autonómico para celebrar bous al carrer. Y es que "la conclusión de esta ecuación", lamentó el delegado del Gobierno, es un aumento de fallecidos y "cientos de graves heridos".

Castellano asegura que la normativa de seguridad es "superestricta"

La normativa que regula esta actividad fue modificada el año pasado para, precisamente, reforzar las medidas de control y evitar accidentes. Pero se estableció un plazo de prórroga en su aplicación hasta 2010. Ante el elevado número de incidentes que se han registrado este año, el delegado del Gobierno considera que urge una "reflexión serena" y un cambio en determinadas prácticas para evitar la situación que se da en algunas poblaciones, en las que las fiestas se han convertido "en motivo de dolor". Como en Benifairó de les Valls, donde el martes pasado un joven falleció tras sufrir un golpe en la cabeza contra una valla mientras esquivaba una vaquilla. "Fue mala suerte", explicó ayer Paco Alisadre, el responsable de la plaza donde se soltaron las vacas. O, sin ir más lejos, ayer mismo. La tercera entrada de toros y caballos de Segorbe se saldó con 12 personas heridas, ninguna de ellas de gravedad.

Serafín Castellano, consejero de Gobernación de la Generalitat, respondió a Peralta con la acusación de hacer "política de los fallecidos" e indicó que la Comunidad Valenciana "tiene el decreto de bous al carrer más estricto de toda España en cuanto a medidas de seguridad y protección a los animales". La moratoria "es para mejorar lo que ya de por sí está en niveles superiores de seguridad y porque hace falta cambiar las infraestructuras que existían hasta la fecha y que prácticamente se ha hecho en un 50%". Además de insistir en que el decreto sobre los bous al carrer es "superestricto", el consejero indicó que cada vez hay más inspecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2008