Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Carreras & Capital humano | textos y documentos

Una generación diferente

Los 'trucos' para comunicarse con los jóvenes del Siglo XXI

Tras la "Generación X", una nueva generación de jóvenes acaba de irrumpir en la vida pública. Nacidos a partir de 1988, los más veteranos están ya en la veintena. Pero no es una nueva generación más, sino la "Generación Einstein". Ni más altos, ni más guapos, ni más fuertes, pero sí diferentes. Son la primera generación de jóvenes desde la Segunda Guerra Mundial que se identifica como grupo con características positivas: sociabilidad, cooperación, inteligencia e implicación, entre las más importantes. Estos jóvenes tienen una nueva mentalidad que exigirá de nosotros un esfuerzo para entenderlos y adaptarnos a su forma de ver la vida.

El autor de esta obra -licenciado en Arte y cofundador de la agencia de comunicación Keesie, líder mundial en el target infantil y juvenil- analiza las diferencias entre la "Generación X" (1960-1985), a la que describe como una generación analógica que vino a descubrir Internet en edad adulta y que lo utiliza principalmente como fuente de información -y que estuvo marcada por la depresión económica de los años ochenta-, y la "Generación Einstein" (1988-actualidad), nacida en una época de crecimiento y prosperidad económica que fomentó en ella un espíritu positivo de confianza en el futuro y en sus posibilidades personales. Pero, sobre todo, subraya Boschma, es la primera generación digital por excelencia. "Crecieron en la sociedad de la información, acostumbrados a consumir información anywhere, anytime and anyplace". Este hecho diferenciado respecto a cualquier otra generación de la historia tiene unas importantes consecuencias.

GENERACIÓN EINSTEIN

Jeroen Boschma Ediciones Gestión 2000 ISBN 978-84-96612-97-6

Entre ellas, el autor señala el cuestionamiento de la autoridad: el acceso a múltiples fuentes de información contrastables ha desautorizado ante ellos a los tradicionales monopolios del conocimiento sustentados por los medios de comunicación, el profesorado y las autoridades en general. Para la "Generación Einstein" son únicamente una fuente más de información entre muchas otras. No aceptan imposiciones, sólo respetan las pruebas.

Además, estos jóvenes son prácticos y críticos: conscientes de que hay más información de la que pueden asimilar, la discriminan con rapidez prestando atención a la que consideran relevante. Son consumidores funcionales y muy críticos. La palabra pierde predicamento ante la imagen.

Para la "Generación Einstein", el ordenador ha dejado de ser una refinada máquina de escribir para convertirse en una herramienta de socialización: chats, mensajerías instantáneas, blogs, comunidades virtuales... Es decir, estos jóvenes son tanto consumidores de información como emisores y fuentes de información en la red.

En consecuencia, esta habilidad para manejar información y crearla les confiere un poder inusual y único como consumidores: pueden castigar a las empresas en sus weblogs, hacer caer en picado o hacer popular una marca a través de sus redes sociales digitales.

En definitiva, concluye el autor, los jóvenes Einstein conocen perfectamente los medios de comunicación y las intenciones de los responsables de marketing y sólo creen en aquello que se demuestre con pruebas, no sólo con eslóganes atractivos. Y esta actitud se traslada a cualquier otro ámbito de la vida pública y privada: política, amigos, familia, escuela...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 2008