La automoción soporta la pérdida de producción de 40.000 coches de Citroën

Es la caída más acusada entre los fabricantes implantados en España

Son 39.540 coches los que han dejado de salir de las líneas de montaje de PSA Peugeot Citroën en Vigo en el primer semestre, a lo que se suman los 4.000 que dejará de fabricar este mes (en agosto la planta cierra por vacaciones). Una cifra que se traduce en una pérdida de producción del 13% respecto al año 2007 (año, por otra parte, récord de fabricación en Vigo) y que sitúa a la planta como la que más ajustes está realizando de España, lo que augura tiempos difíciles.

Más información

Por ahora, los mecanismos de flexibilidad laboral de la factoría, centrados en la "bolsa de horas", que absorbe las caídas o aumentos de la demanda y las reparte en el tiempo, y la regulación del turno de noche, que puede variar la duración de cada jornada según las necesidades, están haciendo que la crisis no repercuta en el empleo fijo. Otra cosa son las contrataciones temporales y la regulación en la industria auxiliar, que va a la zaga de Citroën.

José Antonio Álvarez, de la sección del metal de UGT, cree que habrá que esperar a lo que ocurra en el segundo semestre del año, en especial con los trabajadores eventuales, pero cree que "todavía es pronto para notar los efectos de la crisis en el empleo". Otros fabricantes implantados en España están haciendo ajustes mucho menores o incluso aumentan producción. Es el caso de Ford y General Motors, que en el mismo periodo han ensamblado un 2% y un 5% más que el año pasado en sus centros de Almussafes (Valencia) y Figueruelas (Zaragoza). Lo mismo ha ocurrido con el grupo Volkswagen, mientras que las plantas de Renault en Valladolid y Palencia acumulan un moderado descenso del 5,2%.

Desde la sección sindical de UGT de Citroën, su representante Rubén Pérez asume que el problema es, fundamentalmente, de crédito, y no de producto. "No tiene que ver con la marcha en sí de este o aquel modelo, sino con el poder de compra del cliente". Y ese cliente, para PSA, está fundamentalmente en Europa y no tanto en España, donde vende 1,4 de cada 10 coches de factura viguesa.

La UE es un mercado a la baja. Por ejemplo, las ventas de coches en Gran Bretaña cayeron en agosto a su nivel de hace 40 años. En su conjunto, la demanda europea se ha contraído entre un 2% y un 3%. "Al final del año", señala Rubén Pérez, "podremos rondar los 460.000 coches fabricados en Vigo frente a los 547.000 del año pasado. Aún con el descenso, sería el tercer año de mayor producción de nuestra historia".

Celso Carnero, responsable del área de componentes del sindicato CC OO, cree que el momento es "preocupante" y critica la actitud de la dirección de la factoría viguesa por no haber informado a los sindicatos sobre la situación actual y futura de la planta. Considera que ha habido una "falta de previsión" al seguir fabricando a un ritmo que no correspondía con las ventas. "Nos encontramos con un sector que estaba produciendo al 120% y que sufre un frenazo importante y de golpe". Para él, la preocupación va más allá de este otoño porque "Citroën no comenta nada y las empresas auxiliares dicen no tener datos".

En la industria de componentes, que ya tuvo que ajustarse el cinturón con la nueva política de precios a la baja que impuso a sus proveedores el fabricante francés, auguran "tiempos difíciles" tras una caída de las exportaciones de piezas del 24% el año pasado. El sector, incluida la factoría de Citroën, emplea a 25.000 personas, lo que indica su importancia socioeconómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de septiembre de 2008.