El Gobierno augura graves problemas si no se cubre el déficit del Segura

El borrador del Plan del Segura prevé menos agua desde el Tajo

La falta de agua suficiente para los regadíos de las vegas del Segura y los agricultores del trasvase Tajo-Segura podría "tener en 2015 altos costes sociales al producir una pérdida de puestos de trabajo, que, dada la poca cualificación en general de estos empleos, podría suponer graves problemas sociales".

Es la cruda previsión que se incluye en el Esquema Provisional de Temas Importantes, que es el borrador del nuevo Plan de Cuenca, que determinará la gestión del agua en La Vega Baja y en Murcia, realizado por el Ministerio de Medio Ambiente y que está en periodo de alegaciones.

El coste del caudal ecológico deberá ser asumido por los usuarios

Más información

Este documento incluye, además, una previsión de las consecuencias de adoptar cualquiera de las tres posibles soluciones al déficit, que son: mantener la sobreexplotación de los acuíferos sin respetar el caudal ecológico; construir nuevas desalinizadoras, con un coste de unos 42 millones anuales hasta 2015 con la finalidad de suministrar 70 hectómetros cúbicos (hm3) más; o reducir la demanda en la cuenca, comprando los derechos al agua a los regantes.

De tomar la decisión de reducir la demanda de agua de los regadíos, el Gobierno debería comprar derechos de agua a los regantes, disminuyendo con ello el consumo de los recursos procedentes de los acuíferos, que están siendo sobreexplotados a un ritmo de 174 hm3 anuales. Sería necesaria una reducción de unas 43.454 hectáreas de las 251.121 totales, el 17,3%. Como primera estimación del coste de la compra de estos derechos se produciría una pérdida de valor de producción de 374 millones de euros al año, y de 153 millones de pérdidas de margen neto.

Este documento, que la CHS ha colgado en su página web, sostiene también que el déficit de la cuenca en 2015 se elevará hasta los 313 y 371 hm3, pese a la previsión de puesta en marcha de desalinizadoras, sobre todo la de Torrevieja, que prevé suministrar unos 40 hm3 a los regantes del Tajo-Segura. Así, es evidente que las actuaciones previstas en el Programa AGUA "no eliminan completamente el déficit de la cuenca, al producirse una constante reducción de las aportaciones naturales y al aumentar las demandas medioambientales".

La segunda de las opciones posibles es la de añadir "nuevos recursos, que serán obtenidos de desalinizadoras costeras y/o aportes externos". Pero esta solución, la que en principio parecería mejor, también tendría efectos muy negativos: "Esta medida producirá un incremento del precio del agua para los usuarios, y por tanto una reducción del margen de beneficio, y puede conllevar la destrucción de empleo en la zona afectada".

El borrador del plan analiza de forma independiente las posibles alternativas para el regadío tradicional y para los agricultores que se suministran del Tajo-Segura. En la cuenca hay dos opciones. Una sería aportar agua mediante desalinizadoras, lo que según el ministerio tendría un alto coste que un importante número de agricultores no podría pagar. La otra solución, la más viable, vendría de la modificación de la gestión de los recursos. En cuanto al caudal ecológico, una de las posibles soluciones procedería de sustituir de forma gradual las tomas de los Riegos de Levante Margen Izquierda y Derecha de Ojós (Murcia) por el azud de San Antonio. El coste de esta infraestructura, según el borrador del plan, debiera ser asumido por la totalidad de los usuarios de la cuenca.Una de las tareas prioritarias en la gestión del agua, según el borrador de plan de cuenca, deberá ser la recuperación de la calidad de las aguas afluentes a los diferentes humedales, como la laguna de El Hondo, la de La Mata y la de Torrevieja. El documento de Medio Ambiente analiza varias soluciones, que procederían de la aplicación de buenas prácticas agrarias, la extensión del uso agrario y el tratamiento y la reutilización de los retornos de riego con elevadas concentraciones de nutrientes a través de desaladoras.

En concreto, el borrador plantea tres posibles medidas a adoptar para recuperar El Hondo. La primera es añadir el tratamiento secundario a la depuradora de Benejúzar. La segunda, incluir los tratamientos terciarios en los vertidos urbanos de La Vega Baja aplicado en las depuradoras de Albatera-San Isidro, Almoradí, Benejúzar, Rojales, San Fulgencio-Daya y Sistema de Callosa, para reducir la concentración de nutrientes de los vertidos al Segura, que posteriormente acaban en El Hondo.

La tercera de las medidas tendría que ser la desalinización de los retornos de riego bombeados a El Hondo procedentes de los azarbes, para reducir la salinidad y la concentración de los nutrientes. La implantación de estas medidas tendrá como efecto un aumento del 10% de la tarifa del agua destinada al abastecimiento, un coste asumible, pero para la agricultura sería del 11% y no sería viable, al exceder la capacidad de pago de este regadío. Podría plantearse, según la CHS, que Riegos de Levante Margen Izquierda asumiera el coste de la desalación de los retornos.

En relación con las lagunas de La Mata y Torrevieja, el ministerio apuesta por un tratamiento de desnitrificación y eliminación de pesticidas en los retornos de riego del colector de los Riegos de Levante Margen Derecha, previo su vertido al mar, y la modificación de su punto de vertido mediante un emisario submarino. En cuanto a los costes, el borrador considera que corresponden a la Generalitat.

El texto del ministerio de Elena Espinosa prevé también la restauración de los bosques de las riberas de los ríos, apostando por aplicar programas específicos destinados a la recuperación ambiental de los tramos fluviales afectados. Para ello se debe favorecer la recuperación o la creación de masas de vegetación completa y hábitats faunísticos.

Alternativas

- 1. No se modifica la gestión de los recursos propios de la cuenca y tan solo se consideran las actuaciones ya previstas en el Programa AGUA. Esta alternativa presenta un importante costo ambiental al no resolver los problemas de garantía del regadío y conllevar la continuación de la sobreexplotación de los recursos subterráneos. Pese a ello, y debido a los elevados costes del resto de posibilidades, puede ser la más realista a corto y medio plazo, para lo que habría que derogar los objetivos ambientales.

- 2. Medio Ambiente opta por suministrar todos los años unos 400 hectómetros cúbicos procedentes del río Tajo y se instala una capacidad de desalinización anual adicional a la considerada en el Programa AGUA. El coste sería de 42 millones al año hasta 2015. Es posible que la capacidad de pago de los agricultores no pueda asumir la recuperación de costes.

- 3. Si la Confederación Hidrográfica del Segura opta por reducir el consumo de la agricultura unos 250 hectómetros cúbicos al año para acabar con la sobreexplotación de los acuíferos, el Ministerio de Medio Ambiente tendría que expropiar o comprar derechos de uso de agua de cerca de 43.500 hectáreas, que suponen el 17% del regadío de la cuenca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 04 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50