El cambio en las subastas del BCE perjudicará a España

La economía española, al borde de la recesión por el encarecimiento del crédito, encontrará aún más difícil conseguir dinero cuando el Banco Central Europeo (BCE) endurezca las condiciones de las subastas de liquidez. Los bancos españoles han acumulado 89.000 millones de euros en bonos titulizados propios, más que cualquier otro país de la eurozona, porque el BCE los acepta en sus subastas.

Pero el Banco Central quiere cambiar las reglas, según dijo Yves Mersch, miembro del consejo del BCE, el pasado 23 de agosto. "La decisión podría afectar negativamente a la rentabilidad de los bancos españoles y a su disposición a prestar", afirma Willem Buiter, profesor en la London School of Economics. "Podría llevar a un menor crecimiento económico", añade. Los bancos españoles han dependido del dinero barato del BCE para proporcionar crédito a consumidores y empresas en plena crisis inmobiliaria. Sin estos préstamos, el país sería más dependiente de los inversores extranjeros, que exigen mayores retornos antes de comprometer recursos.

Los responsables del BCE han decidido afinar sus normas en respuesta a los intentos de algunos bancos de "abusar del sistema", dijo Mersch. Axel Weber, otro miembro del consejo, añade que el BCE debe asegurarse de que no haya más abusos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS