Reportaje:Dinero & inversiones

Unas pistas bursátiles muy gráficas

El 'chartismo' analiza fluctuaciones pasadas para prever oscilaciones futuras

El análisis técnico, para algunos, es una suerte de timo sin base científica alguna, una especie de arte adivinatorio embaucador de ingenuos. Pero para otros muchos -cada vez más, lo utilizan las grandes casas de Bolsa- es una útil herramienta para tomar decisiones de inversión.

El llamado análisis chartista estudia el movimiento de los precios de un activo o de un índice de referencia mediante gráficos, desde el Ibex 35 y todos y cada uno de los valores que lo componen, pasando por el petróleo y llegando a los bonos de renta fija. Analiza fluctuaciones pasadas para poder prever oscilaciones futuras. Estudia las variaciones en la dirección de la tendencia de un precio, cómo se produce el cambio en la misma y cuál puede ser su posible evolución. Las tendencias se dibujan gracias a una serie de operaciones estadísticas y matemáticas con los precios, teniendo igualmente en cuenta los volúmenes de negociación. Los soportes -niveles de precios que teóricamente actúan de barrera a la baja, que permiten que se frenen los movimientos en esta dirección y anticipan un repunte al alza-, las resistencias -niveles de precios que se comportan como tapones dificultando el alza de las cotizaciones- y las líneas de tendencia -alcistas o bajitas según si el precio va marcando máximos relativos o crestas cada vez más altas o más bajas o mínimos relativos o valles, cada vez más elevados o más bajos que los anteriores- son la esencia del análisis gráfico.

"El Ibex 35 está en una fase bajista correctiva de largo plazo"

De acuerdo con esta herramienta, desde Noesis se señala, por ejemplo, que "la situación técnica del Ibex 35 responde a una fase bajista correctiva de largo plazo que todavía no ha generado señales técnicas de giro. En plazos más cortos, el tramo consolidativo lateral de pequeña magnitud con base en el soporte de 11.290-11.320 y techo en la resistencia de los 12.000 puntos ha finalizado, dando paso a la continuidad bajista del escenario. La pérdida de soportes anticipa la búsqueda del índice de los mínimos de mediados de julio en 10.932 y probablemente la reanudación de la búsqueda de soportes más cómodos de largo plazo, el primero de los cuales aparece en los 10.700 puntos".

Respecto al Eurostoxx 50, desde Capital Bolsa se señala que "la pérdida de los soportes 3.330 y 3.310 puntos disparó las ventas hasta el soporte clave de 3.260-3.265 puntos. El índice ha construido un soporte justo por debajo de ese nivel, en los 3.245 puntos, desde donde intenta construir un soporte en forma de doble mínimo. La zona de resistencia se encuentra entre 3.315 y 3.325 puntos. El momento líder ha girado a alcista aunque siempre dentro de un proceso de consolidación estrecho. El momento de más largo plazo se ha girado a alcista aunque el precio debe superar los 3.325 puntos para confirmar el suelo de corto plazo". -

Gráfico del Ibex 35 en la sala de contratación de la Bolsa de Madrid.
Gráfico del Ibex 35 en la sala de contratación de la Bolsa de Madrid.GORKA LEJARCEGI

Criterios variados

A pesar de que los datos numéricos son teóricamente iguales para todos los expertos, sus análisis e interpretaciones no son siempre iguales. Se puede ver claramente, por ejemplo, en Endesa. Desde Self Trade se dice que "en el corto plazo, este valor ha alcanzado soportes en los 26,23 euros y 27,50 euros, rebotando, e iniciando una estabilización delimitada por las resistencias 29,50-29,68 euros en una fase neutral alcista que podría resolverse al alza favoreciendo un repunte hasta el techo del canal de corrección de medio plazo, que se proyecta en 31,50 euros". Para Inversis Banco, "en niveles de 25,30 euros ha aparecido presión compradora que está provocando un rebote de la cotización desde mediados de julio. Una vez que ya se han superado niveles de 28,60 euros no se puede descartar que las subidas vayan a tener continuidad hacia resistencias entre 31 euros y 31,50, coincidiendo con la directriz bajista principal. Existen resistencias intermedias en los 29,55 euros que a muy corto plazo han frenado los avances. Sin embargo, a pesar de mantenerse bajo niveles de resistencia, la recuperación está dando muestras de impulsividad, lo cual podría favorecer reacciones alcistas a corto plazo hacia la directriz de 31,50 euros". En el corto plazo, según Capital Bolsa, "el valor ha encuadrado su proceso bajista en un canal bien definido, cuya base se sitúa actualmente en las cercanías de los 25 euros, y el techo en los 32 euros. La superación del nivel de los 30 euros conducirá a un tramo en tendencia hacia el techo del canal mencionado". -

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS