Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un general español mandará en Congo la mayor misión de la ONU

El general español Vicente Díaz de Villegas, con experiencia en las misiones de la OTAN en Bosnia-Hercegovina y Kosovo, será el nuevo comandante de la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC). Con una fuerza desplegada de unos 18.500 efectivos -16.669 militares, 714 observadores militares y 1.063 policías de 57 países-, ésta es la misión más importante y numerosa de la ONU.

El Ministerio de Defensa informó ayer de que el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, ha aprobado el nombramiento de este militar, con una dilatada hoja de servicios en misiones internacionales, a propuesta del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU. Este organismo ha considerado que Díaz de Villegas posee el perfil más apropiado para ser el comandante de esta operación de mantenimiento de la paz, después de que el pasado 4 de junio solicitase a varios países, entre ellos España, que presentasen candidatos.

La duración del cargo que asume Díaz de Villegas es de un año, prorrogable por otros dos. Su incorporación será a mediados de septiembre. Este militar ha estado siempre vinculado a unidades operativas desde su salida de la Academia General Militar en 1970, principalmente de Montaña, Operaciones Especiales, y la Legión. Entre sus destinos destaca, además de las misiones de paz, la jefatura de la Brigada Aerotransportable.

El panorama que se encontrará el actual capitán general de Melilla en la República Democrática del Congo es de inestabilidad. Y no sólo por las consecuencias de la guerra civil que asoló esta nación centroafricana hace diez años y que enfrentó a diversas facciones por motivos tribales y por el control de los recursos. Una investigación interna de la ONU ha encontrado pruebas suficientes para acusar a un centenar de cascos azules de la India integrados en las fuerzas de pacificación de "abusos y explotación sexual", según se supo hace dos semanas. La MONUC se enfrenta además a las acusaciones de Human Rights Watch, según las cuales varios soldados indios y paquistaníes habrían participado en operaciones de tráfico ilegal de armas y oro en el este del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 2008