Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vejer abre la oficina para legalizar casas de El Palmar

Los vecinos de la pedanía de El Palmar, en Vejer (Cádiz), cuentan desde ayer con un nuevo instrumento para avanzar hacia la regularización de sus viviendas. La Oficina de Planeamiento Urbanístico, fruto de un convenio firmado entre el Ayuntamiento vejeriego y la Junta de Andalucía, ha abierto sus puertas con el objetivo de ofrecer información a los propietarios de las casas sobre los procedimientos que deben seguir para dejar de ser ilegales.

El equipo técnico de la oficina estudiará cada caso de forma independiente. El Ayuntamiento calcula que más de 200 viviendas podrán ser legalizadas porque están recogidas dentro del plan especial de reforma interior de El Palmar, que afecta a unas 42 hectáreas situadas en primera línea de playa. Será la primera unidad urbanística que se desarrolle en la zona. Posteriormente, la oficina abordará otras 60 hectáreas.

El desarrollo urbanístico de estas 100 hectáreas de suelo rústico que pasarán a ser urbanizables permitirá, además, habilitar espacio para la construcción de otras 200 nuevas viviendas en la pedanía. Servirá también para dotar a El Palmar de servicios como la conexión a la red eléctrica o el suministro de agua potable.

"Caminos adecuados"

"Esta oficina va a hacer que El Palmar se reconduzca por caminos más adecuados, para lograr un desarrollo armónico, equilibrado y sostenible. Tenemos que hacerlo atractivo para los vecinos y también para el desarrollo económico del municipio", apunta el alcalde, Antonio Jesús Verdú.

Los primeros usuarios de la oficina acudieron ya ayer a informarse. Quieren saber los trámites que deben seguir, los documentos que necesitan, qué plazos tienen y, ante todo, cuánto les va a costar la urbanización. Por el momento no se han fijado costes. "Será la oficina la que evalúe cada caso, cada terreno, y nos diga a cuánto nos sale el metro cuadrado, pero cada casa es diferente", explica Luis Alférez, presidente de la asociación de vecinos de El Palmar.

Según Alférez, además de significar un paso más en la llegada de servicios básicos a la pedanía, la oficina supone para los vecinos "acabar con la intranquilidad" en la que vivían: "Ahora vamos a poder saber lo que tenemos, dónde podemos edificar sin miedo a que nos pongan una denuncia, y qué tenemos que hacer para legalizar lo que ya está construido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de agosto de 2008