Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cancelado un vuelo de Spanair que ya había salido a pista en Barajas

El vuelo JKK 6067 de Spanair entre Madrid y A Coruña regresó anoche a las nueve de la noche a la Terminal 2 del Aeropuerto de Barajas cuando estaba a punto de despegar, según informó uno de los viajeros. Un portavoz de la compañía señaló que se trataba de "un problema técnico menor" y que los pasajeros serían embarcados en otro vuelo antes de medianoche. El avión que no despegó es un MD-87, de la misma serie que el siniestrado, con capacidad para 125 pasajeros.

El vuelo estaba programado para las 21.00. Cuando se encontraba con el pasaje embarcado y se dirigía a la pista de despegue se detectó "un fallo en el combustible", según la versión que dio el capitán a los pasajeros a través de la megafonía del aparato.

En un principio, la tripulación informó al pasaje de que deberían esperar en pista mientras se detectaba el error, que, al parecer tenía que ver con el carburante. El nerviosismo cundió entre los pasajeros, que no podían evitar pensar en el grave accidente del miércoles.

Instantes después, el capitán informó de que, al no haberse podido detectar el problema, se procedería a desembarcar a los viajeros, que, momentos después, pasadas las nueve de la noche, regresaban a la sala de embarque de la T-2 de Barajas. Los responsables de Spanair hicieron saber entonces a los pasajeros que la compañía fletaría un nuevo avión para llevarles a A Coruña. Al menos dos viajeros exclamaron entonces que no querían volar de nuevo, sino la devolución del importe del billete. Pasadas las diez de la noche la compañía informó de que el pasaje embarcaría finalmente en otro avión de la compañía; un MD-83, que, procedente de Palma de Mallorca, se disponía a aterrizar en Madrid.

Otro el sábado

Además, otro avión de Spanair y del mismo modelo que el siniestrado protagonizó un incidente el sábado pasado, ya que tuvo que desviar su ruta cuando despegó desde Lanzarote hacia Madrid y aterrizó en Gran Canaria para realizar tareas de mantenimiento, según informaron a Europa Press fuentes de la compañía.

La compañía aseguró el domingo que el avión que aterrizó durante la tarde del sábado en Gran Canaria, después de salir de Lanzarote con destino Madrid, lo hizo por motivos de mantenimiento, por lo que no fue una emergencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de agosto de 2008