Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La prensa internacional se ceba en la crisis española

El milagro económico de España, como fue bautizado por los periodistas extranjeros, se había ganado un hueco en las páginas de los principales medios internacionales. Pero es ahora, cuando el milagro toca a su fin, cuando la economía española se ha situado en el centro de la escena mediática. "Los dos pilares del milagro económico español se han hundido", sentenció en su edición del lunes el diario francés Liberation, el último en apuntarse al nutrido carro de análisis pesimistas.

"Después de conocer una insolente vitalidad, el consumo se hunde", explicaba Liberation en un amplio artículo en el que también constata que "el sector de la construcción se desploma". "España sufre revés tras revés", "es lo nunca visto en 15 años", añade el diario francés.

Pero es la prensa anglosajona la que de forma más prolija se ocupa del declive de la economía española. The Economist consideraba en su último número que "las construcciones a medio terminar se han convertido en monumentos del drama económico que vive España". Y destacaba el impacto del parón del consumo en las cuentas de grandes multinacionales, como Vodafone. "La antigua estrella de la zona euro declina", concluye.

Adiós a la burbuja

"La explosión de la burbuja inmobiliaria", como destacaba un reciente artículo en The New York Times, es el fenómeno que más atrae a los medios anglosajones, que insisten en que su onda expansiva hará temblar al sistema financiero. "Los bancos españoles se han mantenido sorprendentemente bien hasta ahora, pero el panorama se está empañando, especialmente para las cajas", destacó la semana pasada The Wall Street Journal. Y Financial Times esgrime el creciente recurso a las subastas del Banco Central Europeo como una muestra de que los problemas se agudizan.

También llama la atención cómo afronta el Gobierno la crisis, sobre todo entre los medios de comunicación de Italia y Francia, países que sufren el retroceso económico, pero que, a diferencia de España, no cuentan con margen presupuestario para reaccionar. "España anuncia un plan de reactivación", informó Le Figaro; "Zapatero interrumpe sus vacaciones por la crisis", tituló La Repubblica. Pero dan poco crédito a lo que el Gobierno pueda hacer. "Para los jóvenes españoles, éste será el año en que todo cambió", sintetiza la revista Time.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de agosto de 2008