Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto encara el final de su futuro

El muelle que culminará en 2019 el plan de ampliación de las instalaciones portuarias después de 27 años de obras costará 171 millones de euros

El Puerto de Bilbao empieza a encarar el final del futuro que tiene diseñado que supondrá, cuando todo concluya, 27 años de obras de expansión que han permitido sacar de la ría del Nervión las actividades portuarias. Si se cumplen las previsiones, el año 2019 concluirá el plan de ampliación del Puerto, iniciado en 1992. Entonces concluirá el último muelle, que cerrará la expansión y que supondrá una inversión de 171 millones de euros, según los últimos cálculos de los responsables portuarios. El espigón central será el de mayor superficie disponible (63 hectáreas, frente a los 25 de media del resto) y la línea de atraque, la más extensa: casi dos kilómetros, cuando las actuales oscilan entre 600 y 900 metros. El coste también es muy superior: cuadruplica el presupuesto de cada uno de los cinco muelles construidos desde 1992 y los dos previstos para los próximos años.

Las obras podrían comenzar en 2013, aunque "dependerá de la demanda", asegura la Autoridad Portuaria. Con su construcción, el Puerto cerrará la línea de muelles en la zona más cercana a tierra, junto a la carretera que une Zierbena y Santurtzi.

Con esta obra, el Puerto culminará su ampliación, que no se ha detenido desde 1992. Entonces empezó la primera fase de expansión, que se prolongó hasta 1998 con la construcción del muelle 1, que costó unos 30 millones de euros. Las obras de todos los diques de abrigo (el paralelo a tierra, de 3,1 kilómetros y el contradique que arranca del rompeolas de Santurtzi) requirieron una inversión de 258 millones. Entonces se ganaron al mar 150 hectáreas.

La filosofía de la Autoridad Portuaria ha sido acometer desde entonces las ampliaciones según la demanda, sin fijar un plan definido de expansión. De hecho, el dibujo de los nuevos muelles ha ido variando en los últimos años.

Tras el muelle 1, se han construido otros tres con una superficie total de casi 75 hectáreas y una inversión cercana a los 115 millones, en la denominada segunda fase de la ampliación.

Desde el pasado año, los responsables portuarios han puesto en marcha la tercera fase. Dos de los tres muelles -el tercero es el espigón central- están en obras o a punto de iniciarse. Se trata del llamado AZ-3, adosado al dique de Zierbena. Cuesta 41 millones y estará concluido en 2010. Con él se ganarán al mar más de 23 hectáreas y habrá disponibles casi 600 metros de línea de atraque. Se destinará a mercancía general y carga rodante. El segundo es el AZ-2, adosado al anterior, con una línea de atraque de 900 metros. Las obras se adjudicaron en junio con un presupuesto de 45,5 milones y concluirán en 2011. Ofrece un atraque de 900 metros y la superficie supera las 29 hectáreas, que se dedicarán a la manipulación de los graneles sólidos.

Con ambos y el espigón central, la superficie actual de atraque de tres kilómetros aumentará hasta 6,5 y permitirá mejorar la operatividad del Puerto. Ahora puede acoger una media de diez barcos a la vez. Con estos tres nuevos muelles se superarían los 30.

La extensión en estas dos décadas no ha sido estrictamente portuaria, al desarrollarse una zona industrial hasta el dique de Punta Lucero, donde se ubican, entre otras instalaciones, las plantas de Bahía Electricidad y Bahía Gas. Las actividades empresariales siguen llegando. Ahora se encuentran en obras dos plantas de biodiesel, otra de transformación y almacenamiento de fertilizantes y cereales para piensos o la segunda fase de la zona de almacenaje y distribución. La Autoridad Portuaria ha autorizado ampliar en 56.000 metros cuadrados la terminal de contenedores, ha aprobado la concesión pedida por Petronor para crear una planta de almacenamiento de graneles sólidos de 30.000 metros cuadrados y están en tramitación la tercera y la cuarta plantas de biodiesel.

Desde 1991, la Autoridad Portuaria ha invertido casi 600 millones de euros, tanto en construir diques como en crear nuevas superficies y accesos por carretera y ferrocarril a todos los muelles. El último estudio interno señala que el Puerto mantiene 9.664 empleos (casi el 1% de Euskadi) y genera una riqueza anual de 558 milones, el 0,84% del PIB vasco.

El Puerto es el cuarto de España en tráfico de mercancías y en los últimos años ha logrado crecimientos récords. La crisis también le ha afectado: en el primer semestre creció un 2% (se movieron 19 millones de toneladas), cuando la previsión para 2008 era un incremento del 6%.

Las labores

- Cada muelle que ha ido abriéndose en el Puerto bilbaíno acoge una actividad concreta: de las terminales de contenedores del 1 y el 2 a una planta de sulfato sódico en el AZ-1 y el tráfico de la 'autopista del mar' con brujas abierta en 2007 que ofrece el muelle 3.

- además existen otras funciones complementarias, a estos usos comerciales, como la terminal ferroviaria abierta en 2002, que ha agilizado el movimeinto de trenes y cuenta con un haz de ocho vías para recepción, formación y salida de los vagones. A ello se unen un aparcamiento de camiones, que empezó a funcionar en diciembre de 2001, en la zona de El Calero, con capacidad para 380 camiones y 400 vehículos ligeros. En 2006 se añadió otro más para 230 camiones con mercancías peligrosas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 2008

Más información