El BNG exige el uso del gallego en la atención pública sanitaria

"Una sanidad pública galleguizada será una sanidad pública mejor". En esta idea se basó ayer el diputado del BNG Bieito Lobeira para solicitar una normativa que "garantice que todos los pacientes sean atendidos en su idioma". "Se trata de un problema vinculado a la calidad del sistema sanitario", argumentó, "no de una cuestión de carácter poético ni entrañable". En una proposición no de ley, el Grupo Parlamentario nacionalista exigirá que en las ofertas públicas de empleo relativas al sector sanitario "las pruebas de gallego tengan un cariz eliminatorio y la lengua propia del país se convierta en base del sistema público de sanidad".

Lobeira se basó en datos sociolingüísticos oficiales para asegurar que "el 75,5% de los mayores de 65 años hablan siempre en gallego y un 15,5%, habitualmente. Y ellos son los pacientes más numerosos en los centros hospitalarios del país". El parlamentario del BNG se remitió a los "manuales deontológicos de los profesionales, que recomiendan un trato personalizado al paciente como clave para un correcto proceso terapéutico". Lobeira incluyó la atención médica en el idioma del paciente entre los factores de "la atención de calidad" de la sanidad. "Incluso en los servicios de logopedia, la recuperación del habla en pacientes gallegohablantes se realiza en español", ejemplificó, antes de calificar esas situaciones de "aberrantes, antiprofesionales y antidemocráticas".

A pesar de que el diputado nacionalista reconoció la existencia de "honrosas excepciones en las actitudes profesionales respecto de la lengua", las vinculó "al voluntarismo". Bieito Lobeira conectó las carencias lingüísticas del personal sanitario con "la presencia residual del gallego ya en la facultad de Medicina". Entre las medidas reclamadas por los nacionalistas figura la "planificación, con los centros de Medicina, Farmacia y Enfermería, de acciones que garanticen la incorporación del gallego en las aulas".

El Grupo Parlamentario del BNG también incidió en que "los responsables del Sergas y de la Consellería de Sanidad deben emplear el gallego en el desarrollo público de su cargo, lo que responde a un acuerdo parlamentario unánime, el Plan de Normalización Lingüística". Un plan de formación lingüística para los profesionales no gallegos o el establecimiento de programas con la industria farmacéutica para que los envases y prospectos de medicamentos incorporen versión en gallego conforman algunas de las propuestas del documento nacionalista. "La sanidad es uno de los ámbitos en los que la lengua propia de Galicia se encuentra en peor situación", afirmó Lobeira.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS