Un año de hipotecas basura

Italia se asoma a la cuarta recesión en 10 años tras caer su PIB en primavera

La economía de la eurozona corre el riesgo de retroceder por primera vez

Los primeros datos oficiales de una gran economía europea han confirmado las peores previsiones. La oficina estadística italiana, Istat, comunicó ayer que el producto interior bruto (PIB) de la tercera economía de la zona euro retrocedió en el segundo trimestre un 0,3% respecto al valor alcanzado en los tres primeros meses del año. En comparación con el PIB del mismo periodo en 2007, la economía italiana no va ni para adelante ni para atrás.

Las cifras que publicó ayer Istat son bastante peores de lo que anticipaban los servicios de estudios italianos, que preveían un estancamiento trimestral y un crecimiento interanual del 0,3% del PIB. Con el retroceso entre abril y junio, Italia abre la puerta a la cuarta recesión (dos trimestres consecutivos de retroceso en el PIB) en la última década.

Más información
La banca aumenta la restricción del crédito al cumplirse un año de crisis

La patronal italiana Confindustria expresó ayer ese temor de estar "al borde de la recesión", una situación que se confirmará si la economía vuelve a retroceder en el segundo trimestre. Los empresarios lo dan por descontado. En el segundo semestre, dicen, "se agravarán las condiciones económicas internacionales: el precio del petróleo, el cambio del dólar respecto al euro, el estancamiento de la economía estadounidense, la burbuja inmobiliaria y el aumento de los tipos de interés". Sólo a mediados del año que viene comenzará el país a salir del estancamiento, según las previsiones de Confindustria.

El miedo a la recesión no es exclusivo de Italia. Hasta ahora sólo Dinamarca se ha deslizado por esa pendiente, pero varios países más aguardan los datos del segundo trimestre para comprobar si se han incorporado a la lista. Portugal, Irlanda y Estonia ya registraron retrocesos en sus economías en el arranque del año, por lo que es probable que repitan y se declaren oficialmente en recesión.

El peligro acecha también para otros países que aún han logrado crecer en el primer trimestre. El peso económico de esos países hace temer por la estabilidad de toda la zona euro, que corre el riesgo de retroceder ya en el segundo trimestre respecto al primero. Se trataría de la primera vez que ocurre desde que se creó, en 1999.

El primero de ellos es Alemania, la locomotora europea, que alentó las expectativas sobre una recuperación del continente al crecer un 1,5% en el primer trimestre respecto al anterior. Los expertos consideran ahora que ese repunte obedecía en gran medida a la situación meteorológica: un invierno benigno permitió a la industria mantener el ritmo y suministrar manufacturas a los países emergentes, inmunes, de momento, a la crisis mundial. Pero la primavera ha evidenciado un aterrizaje brusco, hasta el punto de que las Cámaras de Comercio alemanas creen que el PIB ha podido pasar de crecer a principios de año a retroceder entre abril y junio.

Debilidad francesa

Tampoco Francia va por buen camino. El avance de principios de año se limita a un 0,5% respecto al último trimestre de 2007. Cualquier vaivén en estos dos países -Alemania y Francia aportan el 40% del PIB de la eurozona- pone en riesgo de números rojos ese territorio.

Suecia y Holanda también han registrado un crecimiento muy débil en los últimos trimestres. Y en España, el Gobierno se esfuerza por descartar el escenario de recesión, pero el crecimiento trimestral del arranque del año se limitó al 0,3% y en el segundo apenas se ha contabilizado un 0,1%, según el avance del Banco de España. Con estas premisas, Europa se enfrenta a un escenario incierto que combina niveles mínimos de crecimiento y máximos de inflación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS