Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre del matadero de Alicante obliga a doblar turnos en Orihuela

AVA denuncia la "falta de previsión" y el aumento del coste del transporte

Alicante se ha quedado sin matadero, y las terneras, corderos y cerdos que necesitan las carnicerías han de sacrificarse en Orihuela. Allí el trabajo se ha incrementado en más de un 30%, y la plantilla se ha visto obligada a hacer doble turno hasta cubrir las 16 horas ininterrumpidas. "Tenemos muchísimo trabajo, no paramos para poder atender a todos", apunta Paqui Cerdá, ex gerente del centro de Alicante, clausurado por sus deficiencias motivadas por sus 53 años de antigüedad. Vicente Urios, concejal socialista en Alicante, criticó ayer la "dejadez" del PP, que "ha permitido cerrar esta instalación vital para el comercio".

Algunos de los empleados de Alicante se han prejubilado, otros han perdido el empleo y 11 se han integrado en el matadero de Orihuela, que a primera hora de la mañana, sobre todo los lunes, miércoles y viernes, acumula una gran cantidad de camiones cargados con animales. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) denunció ayer en una nota el "colapso total" que sufre el matadero de Orihuela por "la falta de previsión de las administraciones", según Cristóbal Aguado. Para esta organización agraria los ganaderos "han perdido capacidad y competitividad" y el traslado a otro centro supone "aumentar los costes derivados del transporte". Además, la mayor exposición de los animales a "las altas temperaturas aumenta su sufrimiento y puede empeorar su calidad. Sin embargo, Antonio Narejos, presidente del matadero de Orihuela, resta importancia a los problemas y a las críticas. "Todo funciona bien, ni colas, ni atascos", asegura, y anuncia que están estudiando ampliar estas instalaciones para el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 2008