La crisis agudiza la insatisfacción hacia los políticos

Los votantes de CiU y PP, los más insatisfechos con la situación política

Los catalanes cada vez se alejan más de la política, y con la crisis económica lo hacen a mayor velocidad. Su nivel de insatisfacción política ha crecido el 6,6% respecto al pasado abril, hasta el 68,8%. La causa es la crisis económica, según una encuesta hecha pública ayer por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat.

"Cuando se asuma la palabra crisis cambiará esa percepción"

La crisis económica es el principal elemento esgrimido por el director del CEO, Gabriel Colomé, para explicar la importante crecida de la insatisfacción política en los últimos meses. La última entrega del Índice de Satisfacción Política del CEO indica que el 78,4% de los encuestados se declara insatisfecho, mientras que sólo el 21,6% se siente satisfecho.

Este grado de insatisfacción con la política, sobre la base de elementos coyunturales, insisten en el CEO, es el más elevado, al menos, desde junio de 2005. Si en abril los insatisfechos eran el 66,4% y los satisfechos el 33,6%, ahora la distancia entre ellos ha aumentado significativamente hasta alcanzar los 56,8 puntos.

La mitad de los catalanes, el 48,9%, se sienten "desvinculados e insatisfechos" de la política, una cifra que agrupa a la mayoría de los ciudadanos que en las últimas elecciones votaron por el PP y CiU.

Pero el descontento es patente en los simpatizantes de todos los partidos, aunque son los "integrados" de izquierdas los más desmotivados, sobre todo en el PSC.

Los índices de satisfacción no habrían sido tan negativos, a juicio de Colomé, si el Gobierno central hubiera admitido la crisis antes de la encuesta, realizada entre el 16 de junio y el 1 de julio. Es más, el director del CEO subrayó que "mientras los medios hablaban de crisis, un alto cargo del Gobierno [no quiso decir a quién se refería] decía que no había crisis. Cuando se asuman y afronten las palabras, cambiará la percepción" en positivo.

Colomé destacó el aumento de catalanes insatisfechos con el funcionamiento de la democracia, que alcanza el mismo porcentaje que el de satisfechos (49%). Los encuestados suspenden la confianza que les transmiten los políticos, con un 4,9, después de que en el índice de abril les aprobaran, con un 5,1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 31 de julio de 2008.