Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico aumenta un 57% el número de radares fijos en las carreteras

Los conductores pillados a más de 140 por hora bajan del 7% al 1% en tres años

Son un 57,4% más. El mapa de los 190 nuevos radares fijos, que comenzarán a funcionar coincidiendo con uno de los momentos de más desplazamientos del año, casi no deja provincia sin alguno de estos aparatos de control de velocidad: sólo Asturias y Cantabria se salvan, pero debido a que en la anterior remesa ya tuvieron lo suyo. El gordo de la lotería del radar cayó en Alicante (10), el segundo premio se lo reparten Baleares y Valencia (9) y el tercero es para Castellón (8). Con esta nueva siembra, Tráfico tiene ya casi 800 radares si se suman los fijos (521) y los móviles (264). Claro que este número se quedará pequeño en tres años, cuando sólo los cinemómetros fijos sumen 2.000.

Alguien puede pensar que esto le va a costar una millonada al departamento de dirige Pere Navarro y a su jefe, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero no será para tanto, porque sólo una de cada tres casetas o instalaciones, donde se supone que anidan los radares, está llena. Los cinemómetros van rotando de una instalación a otra cada cierto tiempo, y los conductores desconocen si el radar está activo o inactivo. Por ejemplo, los radares presentados ayer son en realidad 82, pero pueden estar funcionando en cualquiera de las 190 ubicaciones que han sido habilitadas en las carreteras. Todos están señalizados y publicados en la web de la DGT (www.dgt.es).

Rubalcaba subrayó ayer que las ubicaciones elegidas no pretenden otra cosa que evitar que los conductores corran, y explicó que son comités provinciales los que proponen dónde deben instalarse. De los 521 radares fijos, 271 están situados en autopistas y autovías, y los 250 restantes en vías de un carril por sentido. Las pruebas de la infracción, es decir, las imágenes, llegan en sólo 24 horas al Centro de Denuncias de León, que pone en el correo la denuncia en sólo 72 horas. Caseta, conexión y radar rondan los 100.000 euros.

El ministro Rubalcaba protagonizó ayer una comparecencia casi monográfica sobre velocidad. Señaló que si los ciudadanos quieren ahorrar sería bueno que circularan a 90 por hora, y avanzó que se estudiará si es viable rebajar los límites de velocidad en los accesos a las ciudades. A esa hora, el ministro Sebastián presentaba un plan de ahorro energético en el Congreso, que ya le ponía cifras a la medida.

El ahorro que supondría circular más despacio no sólo se cuantificaría en euros: los que no se gastan en carburante y los de las multas que se evitan. Circular respetando los límites podría evitar además cada año la muerte de unas 900 personas. Sólo en agosto de 2007 hubo 270 muertos. La velocidad está detrás del 27% de los accidentes mortales, y si se redujera la velocidad media un 5% se evitaría el 20% de los siniestros con fallecidos. Y parece que los españoles ya están por levantar el pie del acelerador. En 2005, la velocidad media era de 116,7 kilómetros por hora; en 2007 pasó a 113,8. Y otro dato: según Tráfico, descienden los grandes excesos de velocidad. Mientras en 2005 el porcentaje de conductores pillados por encima de 140 por hora llegó al 7%, el año pasado fue del 1%.

Operación Agosto

- Desplazamientos. Se prevé que en agosto haya un millón de desplazamientos más que en 2007. Entre el jueves y el domingo se producirán más de seis millones de viajes.

- Control. 800 agentes más que en 2007. Entre el 11 y el 24, controles de velocidad.

- Atención a: viajes cortos por vías convencionales, y al consumo de alcohol en las fiestas locales. En agosto de 2007 murieron 270 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2008

Más información