Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SLG acusa a Medio Rural de dividir "de raíz" al sector lácteo

El sindicato anuncia una protesta por el bajo precio de la leche

El Sindicato Labrego Galego anunció ayer la convocatoria de una movilización para el próximo 7 de agosto con el fin de reivindicar la fijación de un precio mínimo base de 0,42 céntimos el litro de leche para los productores del sector. El principal motivo de la protesta es, según señalaron la secretaria general del sindicato, Carme Freire, y el coordinador de la formación, Mariano Pazos, la creciente subida de los costes de producción, un incremento que, tal y como reconocieron, no se está viendo compensado por un aumento en los precios que perciben los ganaderos. La movilización supone una escalada más en el enfrentamiento entre la dirección del sindicato nacionalista y la Consellería de Medio Rural, dirigida por BNG.

Unións Agrarias defiende el contrato lácteo frente a la central nacionalista

"El ciudadano paga cada vez más por el producto y, mientras, el precio que reciben los ganaderos sigue siendo demasiado bajo", sentenció Carme Freire. La dirigente sindical resaltó además la necesidad de recuperar la negociación colectiva de los precios y criticó a las administraciones estatal y autonómica por su "falta de preocupación" y por salir a la prensa solo para "vender humo y engañar a los ciudadanos".

Por su parte, Mariano Pazos afirmó que la firma del contrato homologado, auspiciado por Medio Rural, no supone ninguna solución porque la negociación del precio de la leche sigue siendo "de tú a tú", entre la industria y el ganadero, lo que deja vía libre al empresario. Pazos se mostró especialmente crítico con Medio Rural al afirmar que "tiempos pasados fueron mejores para el sector" pese a las "muchas esperanzas que se tenían en el cambio de gobierno". Además criticó que, desde las propia consellería, "se intenta dividir al sector de raíz".

En posición contraria a la del SLG, el secretario general de Unións Agrarias, Roberto García, defendió que los precios bajos que se arrastran en el sector lácteo no se pueden atribuír a los contratos homologados porque aún no se han puesto en marcha. "El contrato homologado permitirá tener criterios objetivos para determinar las bajadas y subidas del precio de la leche, pero fijar un precio base es, sencillamente, ilegal", avanzó Roberto García en este sentido.

La protesta anunciada ayer se llevará a cabo frente a la Consellería de Medio Rural, la delegación del Ministerio de Agricultura en Lugo y la empresa Pascual, cuyo propietario, Tomás Pascual Gómez, es, a su vez, el presidente de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 2008