Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La crisis ya es el primer problema

El último barómetro del Centro de Estudios de Opinión subraya el retroceso de los socialistas en intención de voto, seis puntos, superados por CiU

Los números cantan y la percepción de la crisis económica no sólo ha llegado a la ciudadanía catalana, sino que viene para quedarse como principal problema. Para el 34,8 % de los catalanes su principal preocupación es el funcionamiento de la economía, según el barómetro hecho público ayer por el Centro de Estudios de Opinión (CEO). El director del CEO, Gabriel Colomé, manifestó: "Tendremos economía para varias encuestas".

En el anterior barómetro trimestral el funcionamiento económico preocupaba a un 20,4% de los ciudadanos, por el 34,8 actual. La percepción de crisis empieza entre octubre y noviembre de 2007, cuando los porcentajes sobre este problema alcanzan el 10,1% y el 13,5% respectivamente.

La falta de agua ya no es preocupación y se mantiene la vivienda y la inmigración

El retroceso del PSC se debe al fin de la "euforia" tras las elecciones generales

También referente a este capítulo hay que tener en cuenta la segunda preocupación de los catalanes, según este estudio de la Generalitat: el paro y la precariedad laboral.

Este factor alcanza el 30,8% de las preocupaciones catalanas, mientras que en el anterior estudio estaba 11 puntos por debajo. Eso sí, esta cuestión es de índole estructural, por lo que ha sufrido un repunte con el avance de la crisis económica.

Otros elementos que copan esta singular lista son la inmigración (29%) y el acceso a la vivienda (19,3%), que son unos fijos de los barómetros de la Generalitat. La principal novedad respecto al estudio anterior, de abril, es la desaparición del entonces primer conflicto: la falta de agua, que era con un 42% el principal de los problemas, ayer ni apareció.

En el plano estrictamente político el barómetro señala que el dominio del PSC desde que José Montilla es presidente de la Generalitat se tambalea, y, de hecho, los socialistas son superados por CiU por primera vez esta legislatura en cuanto a intención de voto. El partido liderado por Montilla perdería casi seis puntos, pasando del 27,9% del pasado abril al 22% de ahora. En cambio, quien sí crece es Convergència i Unió (CiU) que pasa del 21,5% al 23,1%, por lo que ganaría las elecciones. Habría que ver la traslación en escaños en el Parlament. Los resultados de las elecciones catalanas de noviembre de 2006 otorgaron el 17,6% de los votos a los nacionalistas y un 15% al PSC sobre el total del censo electoral. Colomé aseguró que este descenso de los socialistas se debe a que en el anterior barómetro -en el que el PSC alcanzó un 27,9% de intención de voto- se debía a "la euforia de las generales de marzo", que dieron 25 diputados a los socialistas encabezados por Carme Chacón, y 10 a la candidatura de CiU liderada por Josep Antoni Duran Lleida.

Colomé subrayó que el electorado de CiU es el "más estable, que no fiel". El elevado índice de fidelización del electorado de CiU a las catalanas -un 86,1%, entre 11 y 22,5 puntos más que el resto de partidos-, llevó al director del CEO a interpretar que "se puede pensar que (CiU) es un partido literalmente en campaña electoral".

Entre los demás partidos destaca que ERC subiría desde abril y una vez superado su congreso en un 1,8% la intención de voto y se situaría en el 11,3%, mientras que ICV-EUiA descendería un 1,5% para quedarse en un 6,1%. El PP baja un 0,5% y se sitúa en un 4%, y Ciutadans baja un 0,3% y se queda con un 1,1%.

En cambio, en referencia a las elecciones generales, el PSC continuaría siendo el más votado (31%) pese a que sufre un descenso del 6,1% respecto a abril. En las generales, CiU subiría un 0,2% y se situaría en un 15,7%; ERC recuperaría un 1,7% situándose al 8,7%; El PP baja un 0,6% y se queda con un 7,1%; ICV-EUiA desciende un 0,9% y se queda con un 5%.

Sube el federalismo

Los catalanes cada vez se sienten más federalistas respecto a España. Según la encuesta del CEO, el porcentaje de personas que creen que Cataluña debería ser un estado dentro de una España federal ha subido el 1,3% (34,7%). Además los que creen que Cataluña debería ser una comunidad autónoma ha disminuido en un 1,9% (37%). El índice de que desea un estado independiente es del 16,1%, el más bajo desde octubre de 2007, que se situaba al 18,5%. Hay un pequeño porcentaje, el 6,1%, que cree que debería ser una región de España. Este tanto por ciento se mantiene

En otro apartado de la encuesta, se apunta que el 62,7% cree que los catalanes cuentan con un nivel insuficiente de autonomía, (un 1,3% más respecto abril). En el mismo estudio, el 27,9% cree que ya hay un nivel suficiente de autonomía. La insatisfacción con el nivel de autogobierno registra una tendencia al alza, suave, pero constante.

En otra cuestión, en la que se analiza la pertenencia -que va del 1 (sólo español) al 5 (sólo catalán)- la media señala un 3,4%. Es decir que el catalán medio se acerca más a una pertenencia catalana que no estrictamente española. Esta variante no ha sufrido cambios recientemente.

Duran, el más valorado

El barómetro recoge las puntuaciones que reciben los políticos catalanes. De nuevo el primero de la clase es el portavoz de CiU en el Congreso y presidente de Unió, Josep Antoni Duran Lleida. El líder democristiano se mantiene como el líder político mejor valorado por los encuestados, con una nota de 5,91 sobre 10. De hecho es la segunda vez que recibe el aprobado por parte de simpatizantes de todos los partidos.

En el podio de valoraciones sigue la ministra de Defensa, Carme Chacón con 5,68 puntos; el presidente de CiU, Artur Mas, obtiene una nota de 5,31, por encima del presidente de la Generalitat, José Montilla, que aprueba con un 5,26. También aprueba el portavoz de Iniciativa en el Congreso, Joan Herrera, con un 5,06.

El secretario general de Esquerra Republicana, Joan Ridao, obtiene un 4,98; el consejero de Interior, Joan Saura, saca un 4,77; le sigue el consejero de Vicepresidencia, Josep Lluís Carod, con un 4,09. El presidente del grupo parlamentario del PP, Daniel Sirera, y el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, obtienen el mismo resultado (2,96), aunque Rivera es más valorado entre sus votantes que Sirera entre los suyos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de julio de 2008

Más información