Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno reúne a destacados economistas para analizar la crisis

La Oficina Económica quiere elaborar un informe de la situación para Zapatero

La situación ya no está para bromas. La mayoría de los ciudadanos cree que el Gobierno se ha resistido a denominar a la crisis por su nombre para ocultar la situación real. El debate ya no está en si hay o no crisis, sino en si entramos o no en recesión. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, ha decidido tomar el pulso a la situación de la mano de los economistas más prestigiosos de España, incluido un representante del Banco de España. La Oficina Económica del Gobierno ha convocado a una docena de economistas para que realicen un análisis en profundad de la crisis.

La cita coincide con la publicación de la EPA del segundo trimestre del año

La cita es el próximo jueves 24 a las 12.00 y estará presidida por Javier Vallés, director de la Oficina. Aunque ya hubo alguna reunión de este tipo en la pasada legislatura, esta es la primera que se produce tras las elecciones y en un contexto de crisis. Fuentes del palacio de la Moncloa han reconocido que la reunión se centrará en el análisis del especial momento que vive la economía española y el problema de la liquidez que sufre el sistema financiero. Con las conclusiones, se elaborará un informe para el presidente del Gobierno.

La elección del jueves para esta cita se debe a que es el día en el que se publicará la Encuesta de Población Activa (EPA), que se espera que sea mala y refleje el deterioro del mercado laboral. "Sin embargo", como reconoce alguno de los convocados que prefiere mantener el anonimato, "está claro que en la cita se va a ir más allá. Será una reunión que sirva de termómetro para que el Gobierno conozca nuestra opinión sobre la situación".

De hecho, algunos de los convocados preparan sesudos informes para la cita. Entre los citados por el Gobierno están Ángel Laborda, director de coyuntura y estadística de Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros); Juan Iranzo, director del Instituto de Estudios Económicos (IEE); José Carlos Díez, economista jefe de InterMoney; Pedro Antonio Merino, director de Estudios y de Análisis del Entorno de Repsol; Manuel Valmaseda, ex del BBVA y actual director economista jefe de grupo mexicano cementero Cemex; Alejandra Kindelán, directora de Servicios de Estudios del grupo Santander, que irá acompañada de Antonio Cortina, también del Santander; José Luis Escrivá, director del Servicio de Estudios del BBVA; Carlos Maravall y José Antonio Herce, de Analistas Financieros Internacionales (AFI); Juan José Toribio, decano del IESE; Xavier Segura, del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya; José Ramón Díez, director del Servicio de Estudios de Caja Madrid y Federico Prades, asesor económico de la Asociación Española de Banca (AEB).

La mayor parte de las instituciones convocadas forman parte del panel de previsiones de la economía española que publica Funcas, considerado como uno de los más fiables.

Precisamente la reciente publicación de este cuadro hace unas semanas fue un varapalo para el Gobierno. El consenso de los economistas recogidos por Funcas decía que la economía española crecerá un 1,7% en 2008 y un 1% en 2009. De los 14 panelistas, 12 han revisado a la baja las previsiones de crecimiento. El mayor retroceso se espera en el sector constructor, con una caída del 1,5% en la formación bruta de capital en 2008 y otro descenso del 3,6% en 2009. Por eso, es previsible que el Gobierno escuche, el próximo jueves, un duro diagnóstico de la situación.

Sin embargo, las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicadas el jueves no han sido mejores que las de Funcas. Este organismo considera que el producto interior bruto (PIB) de España crecerá un 1,8% este año y un 1,2% en 2009.

No obstante, el Gobierno sigue agarrándose a la parte positiva de la situación. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, destacó ayer que las previsiones del FMI para España "descartan" que la economía vaya a entrar en recesión. "El FMI, al sostener que se sigue manteniendo una situación de crecimiento, está descartando que vayamos a entrar en recesión", insistió la vicepresidenta, que ofreció una visión muy optimista de los datos a pesar de que España fue el país que más vio recortada su previsión de crecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de julio de 2008