Pasajes presenta como "ecológico" el proyecto de puerto exterior en Jaizkibel

Argumenta que tendrá "un diseño de última generación tecnológica"

La Autoridad Portuaria de Pasajes continúa su campaña para impulsar la construcción de un puerto exterior en la falda del monte Jaizkibel, una opción que viene defendiendo de manera denodada frente a las voces que critican su alto impacto medioambiental.

Ayer presentó el Plan estratégico de la entidad para el periodo 2009-2020, que aboga por acometer en ese enclave, incluido en la Red Natura 2000, lo que ha bautizado como "ecopuerto".

Para justificar esta denominación, el estudio encargado a la consultora especializada en transporte y logística SPIM argumenta que el futuro puerto exterior deberá tener "un diseño de última generación tecnológica" y "una relación con el medio" donde se construirá. Tendrá también que "disminuir la emisiones" contaminantes y "gestionar los residuos urbanos e industriales".

Además de estas líneas generales, el informe resalta que, desde el punto de vista de la sostenibilidad, la ejecución del puerto "ecológico" liberará 80 hectáreas en el interior de la bahía pasaitarra. Eso permitirá desarrollar programas de regeneración urbanística, así como depurar las aguas de la bahía, recuperar el cauce de la desembocadura del río Oiartzun, descontaminar los suelos y eliminar emisiones y ruidos, según enumeró ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Joxe Joan González de Txabarri, durante la exposición de las conclusiones del Plan estratégico. El consejo de administración de la entidad deberá aprobar este documento antes de fin de año.

El proyecto del polémico puerto exterior, inspirado en el de Helsinki a nivel portuario y en los de Barcelona o Lisboa en cuanto a su relación con la ciudad, se presentó asimismo como una oportunidad para incrementar la utilización de las energías renovables (eólica, solar, maremotriz...). Y podría ser, según recoge también el estudio, una alternativa al actual emplazamiento de la no menos controvertida central térmica de Pasaia.

El "ecopuerto" es "la mejor línea de actuación para Pasajes, para la potenciación del entramado económico, para el entorno natural y para Guipúzcoa en general", afirmó González de Txabarri. La futura infraestructura tiene la financiación aún por cerrar, aunque se plantea como indispensable la colaboración entre el sector público y privado. Su apertura está prevista para 2020,

La construcción de la dársena exterior, según insistió el presidente de la Autoridad Portuaria, acabará con el actual estancamiento del crecimiento de los tráficos anuales por falta de espacio, ya que se prevé que éstos podrían oscilar entre los 12 y los 17 millones de toneladas, frente a los casi 6 de ahora.

El puerto exterior zanjará además "los graves conflictos" que tiene la actual infraestructura con su entorno urbano, añadió. La idea es ir desplazando las actividades a la nueva dársena de manera progresiva a lo largo de diez años.

Pero también es verdad que la obra para hacer realidad este macropuerto pasa por perforar el monte Jaizkibel para habilitar dos túneles de unos dos kilómetros de longitud entre Lezo y el mar: uno por el que discurrirá el tráfico viario y otro por el que irá el ferrocarril.

Calendario

- La Autoridad Portuaria de Pasajes y la Diputación de Guipúzcoa han acordado realizar una evaluación ambiental única, que tenga en cuenta tanto el proyecto del puerto exterior en sí como sus accesos.

- La Autoridad Portuaria realizará esa evaluación para junio de 2009 y el proyecto constructivo del puerto para abril de 2010. La Diputación redactará el proyecto del túnel de acceso viario a finales de 2009 y empezará las obras en abril de 2010 con una duración de dos años. Arrancará entonces la ejecución del macropuerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50