Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El quebrantahuesos ha vuelto

Los vuelos avistados de esta especie consolidan el programa de reintroducción

Aún no se pueden echar las campanas al vuelo, pero todo apunta a que el quebrantahuesos, una de las especies más amenazadas de extinción, ha vuelto a los montes andaluces para quedarse definitivamente. Los vuelos de los ejemplares liberados el último año desde el centro de cría en cautividad de Cazorla (Jaén), avistados a través de radioemisores GPS por la Consejería de Medio Ambiente, permiten confirmar la definitiva recuperación de esta ave rapaz que desapareció de los montes andaluces en 1986.

En los dos últimos años se han liberado nueve ejemplares de quebrantahuesos desde la Sierra de Cazorla. Los cuatro últimos -hembras, dos de ellas nacidas en el centro de cría en cautividad de Cazorla y las otras dos procedentes de Lérida y Austria- se soltaron el pasado mes de mayo y desde Medio Ambiente se ha constatado que están haciendo con normalidad vuelos de reconocimiento del territorio, para, a partir de septiembre, iniciar vuelos mucho más largos. Los ejemplares liberados van marcados mediante anillas y radioemisores GPS, lo que garantiza su permanente seguimiento.

Además, para su rápida identificación, se ha procedido también a la decoloración de algunas de sus plumas. Hay constancia de que los cinco liberados con anterioridad volaron desde los montes andaluces a la Sierra de Cameros, en La Rioja, y los Pirineos, llegando a recorrer más de 25.000 kilómetros. Uno de los ejemplares liberados, Segura, apareció muerto hace unos meses por varios disparos en la Sierra de Castril (Granada). No obstante, la baja mortalidad registrada -en una especie que tiene una tasa de supervivencia de apenas el 20%- es otro indicador que alienta el optimismo de los responsables del programa de reintroducción.

La intención de la Consejería de Medio Ambiente es alcanzar al menos 15 parejas en las sierras de Cazorla y Castril y, a partir de ahí, plantearse la suelta en próximos años a otros enclaves andaluces como el parque natural de Tejera, Almijara y Alhama (Málaga) o el espacio natural Sierra Nevada, lugar que albergó las mejores colonias de esta rapaz en el pasado.

Quince parejas

"Entendemos que a partir de 15 parejas en un mismo espacio no habría suficientes huecos para anidar y sería bueno extender la especie a otros lugares", explica Fernando Ortega, jefe del Servicio de Flora y Fauna de la Consejería de Medio Ambiente.

En la actualidad hay 18 ejemplares de quebrantahuesos -10 hembras y ocho machos- en las sierras de Cazorla y Segura, de los que 12 han nacido desde el año 2002 en el centro de cría, y el resto fueron traídos desde Austria o la República Checa. Al margen de Cazorla, esta especie sólo está presente en el Pirineo español y el francés. Andalucía quiere seguir una experiencia similar a la de Los Alpes, donde se realizaron más de un centenar de sueltas de ejemplares hasta que se recuperó y consolidó la especie.

El centro de cría Guadalentín de Cazorla funciona en red con todos los centros europeos de la especie y a final de la temporada reproductora se hace inventario de todos los pollos nacidos en cautividad. Aquellos que constituyen líneas genéticas nuevas son mantenidos en cautividad en un centro distinto a donde se encuentren los progenitores y los pollos con líneas genéticas repetidas son liberados en los diferentes puntos de suelta, en Austria, Francia, Suiza e Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de julio de 2008