Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La mayor suspensión de pagos de la historia

Caja Madrid, La Caixa, Popular y Caixa Galicia dotan 641 millones

La aventura inmobiliaria ha pasado su primera gran factura a la banca. Es la forma más clara de materializar la crisis del ladrillo. Caja Madrid, que tenía más de 1.000 millones de crédito concedido, ha provisionado unos 271; La Caixa, con más de 750 millones, ha reservado 192; el Banco Popular, con 400 millones, ha dotado 100 y Caixa Galicia, con 314 millones, otros 78. En total, 620 millones de provisiones, el 25% de lo prestado. El Popular cayó un 5,63% en Bolsa.

Según fuentes financieras, Caixanova concedió créditos por 71 millones; Banco Pastor por 67 millones; el Banco Gallego por 25 millones y Banco Simeón, 9,5 millones. En su conjunto, doce entidades concentran 3.390 de los 5.200 millones de deuda de Martinsa, por lo que provisionarán unos 850, informa Julián Rodríguez. Además, Caixa Catalunya tiene 300 millones comprometidos y también están Bancaja (250), Santander; BBVA (unos 220); CAM (con 100 millones), Ibercaja; Unicaja y Caja Burgos. Caja Navarra tiene tres millones de minusvalías por su participación del 0,58% en Martinsa.

Caja Madrid explicó ayer que el impacto de las dotaciones en su cuenta será "cero porque lo cubrirán con los 1.000 millones de provisiones". La deuda de Caja Madrid está garantizada con financiación corporativa y con promociones inmobiliarias. La caja presidida por Miguel Blesa consideró que la deuda está respaldada por los activos y rechazó que la banca fuera responsable de la caída de la inmobiliaria. "El concurso de acreedores lo ha convocado la empresa, no las entidades. El problema es de liquidez porque incumplió las previsiones de ventas", según la caja. También negó que esta caída fuera a arrastrar en cadena al sector "porque cada una tiene un perfil distinto".

En cuanto a los resultados, Caja Madrid ganó 1.084,52 millones hasta junio, un 1,1% más. La segunda caja reconoció que espera que el segundo semestre sea "peor que el primero" por lo que podría cerrar el ejercicio con una tasa negativa.

La morosidad casi se cuadriplicó al pasar de 0,5% en el mes de junio de 2007 al 1,89% un año después. Este índice "podría superar el 3% a final de año", según aseguró la entidad. La caja ha reforzado la solvencia (con un ratio de capital del 7,9%) y la liquidez, con 6.000 millones de euros que presta en el mercado interbancario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008