Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El iPhone, una ganga con mucha letra pequeña

Telefónica dará el móvil gratis, pero para consumos altos de voz y datos

El nuevo iPhone 3G, el que dispone de conexión rápida a Internet y localización por GPS, llega mañana. Y entre los devotos de Apple, el estreno comercial ha despertado la misma expectación y ánimo de fiesta que un fin de año. De hecho, como ocurre con cada 1 de enero, los primeros afortunados en tener el iPhone en sus manos serán los neozelandeses. En concreto, el grupo de jóvenes que lleva cuatro días acampados frente a una tienda de Vodafone en Auckland. También ha acampado frente a la tienda de Apple de la Quinta Avenida de Nueva York un grupo de activistas de varias nacionalidades.

En una tienda de Japón, un grupo de 20 personas espera desde el martes su turno con un cartel de "We love iPhone". Hutchinson, la operadora de Hong Kong, tiene 60.000 solicitudes, y sólo 500 terminales. En el Reino Unido, O2 ha anunciado que se ha quedado sin existencias.

La expectación ante el nuevo iPhone 3G, un objeto de culto ya entre los adictos al diseño de Apple, es similar en los 22 países en los que se comercializará mañana el aparato. Y España no se queda atrás. Más de 200.000 usuarios han pedido información a través de la web de Telefónica, que tiene la exclusiva de su distribución. No equivalen a reservas, porque Movistar no venderá el terminal online, sino en más de 1.500 locales de su red de tiendas; pero da idea del interés que ha despertado.

Telefónica ha tirado la casa por la ventana para celebrar el bautizo celular. Para empezar, ha transformado las primeras plantas de su sede central de la madrileña calle de Gran Vía en una tienda insignia, un espacio comercial de 3.000 metros cuadrados que quiere emular los flag stores de otras grandes marcas como las de Nokia o la propia Apple en Nueva York. En Gran Vía, se esperan las primeras colas para hacerse con el teléfono en la madrugada del jueves al viernes, porque lo que se da por seguro en Telefónica es que las existencias disponibles se agotarán este fin de semana.

La operadora española ha arriesgado con el iPhone. A diferencia de lo que hicieron otras operadoras como la estadounidense AT&T o la alemana Deutsche Telekom, que aplicaron precios exorbitantes para el primer modelo (399 dólares y 399 euros, respectivamente), la española quiere que el iPhone "deje de ser un objeto de lujo y quien quiera tenerlo sólo tenga que acudir al mostrador y hacerse cliente".

Por eso, aunque Telefónica guarda celosamente su plan de tarifas para el iPhone, que desvelará hoy, se da por seguro que habrá iPhone gratis, tanto en el modelo de 8 como en el de 16 gigas de memoria.

Eso sí, habrá que leer la letra pequeña de los contratos, porque habrá mucha. En primer lugar, todo el que desee tener un iPhone deberá suscribir un contrato por el que se compromete a estar dos años en Movistar. Además, tendrá que tener un consumo mínimo tanto de llamadas como de datos (conexión a Internet), que puede alcanzar los 115 euros mensuales. A menor compromiso de consumo, mayor precio del terminal. También habrá limitación en las descargas de datos.

Telefónica pretende convertir el iPhone en un artículo anticrisis, un objeto irresistible para sus 21 millones de abonados de móvil y, sobre todo, para los otros casi 26 millones restantes de sus competidores. Por eso, en España, el terminal de la marca de la manzana dejará de estar sólo en los bolsillos o en los bolsos de Gucci para estar también en los de Zara.

El iPhone es más un fenómeno social que comercial. Desde su estreno el 29 de junio de 2007, se han vendido seis millones de iPhone. Nokia vende sólo en España más terminales que Apple en todo el mundo.

La marca estadounidense ha apostado fuerte en su nuevo modelo, aunque muchos se cuestionan sus aportaciones, como hacía ayer The New York Times en su artículo "Para el iPhone, lo nuevo es relativo". Su principal novedad es la conectividad. El 3G le permitirá una navegación por Internet al doble de velocidad que el anterior y la descarga de archivos adjuntos del correo electrónico, que pasa a tener las mismas aplicaciones que en el ordenador. También ha añadido GPS; que permite la localización del dueño del terminal y mapas para dirigirse a cualquier lugar. Y una mayor compatibilidad con otros programas como juegos. Mañana, a partir de las diez, podremos tenerlo en la mano.

Las novedades

- Conexión 3G. Doble velocidad de navegación por Internet. Permite hablar por teléfono mientras se navega o se abre el correo. - Correo. Instantaneidad y misma apariencia que en el PC. Compatibilidad con Gmail, Yahoo!, Exchange y otros.- 'Software'. Compatibilidad con cientos de programas de terceros, como juegos y aplicaciones que se podrán descargar, algunos gratis y otros de pago.- GPS. Localización de la posición. Búsqueda de direcciones con vista de mapa y satélite. Información de tráfico.- Batería. Cinco horas de conversación e Internet, 24 como iPod, y 300 en espera. - Deficiencias. Cámara de sólo dos megapíxeles sin grabación de vídeo. Algunos problemas en sincronización con PC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de julio de 2008

Más información