Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colonial prevé que el precio de la vivienda caiga un 30%

El colapso de demanda pasará rápido, dice la inmobiliaria

Al final, hasta los que más se resistían, se ven forzados a admitirlo. Que el precio de la vivienda va a caer ya lo decían organismos internacionales, servicios de estudios de grandes bancos y expertos independientes. Pero nunca antes lo habían hecho los directamente implicados: las inmobiliarias. Las palabras que ayer pronunció el consejero delegado de Colonial echan abajo el axioma en el que estas empresas habían basado su discurso: el que aseguraba que los pisos nunca pierden valor.

Mariano Miguel, ex presidente y actual consejero delegado de la inmobiliaria, dijo que el precio de la vivienda caerá en España entre un 25% y un 30% en términos reales -es decir, teniendo en cuenta la inflación- en los próximos dos o tres años.

Es cierto que, en el caso de Colonial, reconocer que sus activos van a valer menos tiene un mérito relativo, porque esta empresa está enfocada principalmente al alquiler, y el negocio de suelo y promoción supone sólo un 17% de sus activos. Miguel, durante su intervención en un encuentro financiero organizado por Caja Madrid, auguró "muy pocas salidas" para el sector inmobiliario español a corto plazo. "Tendremos que ponernos el casco porque vienen tiempos duros", afirmó.

El ejecutivo, que continúa como consejero delegado de Colonial a la espera de que entre "a corto plazo" un sustituto, aseguró que sólo el que tenga "una buena mezcla de negocio" aguantará la actual crisis del sector residencial en España.

Nozar pierde peso

Mariano Miguel dijo que el ajuste "pasará rápido" por la desaceleración de la demanda, y explicó que "lo único que pueden hacer" las empresas del sector es "dejar pasar el tiempo". Lo paradójico de las palabras de Miguel es que la empresa que presidió desde la marcha de Luis Portillo en diciembre del año pasado hasta la junta de hace dos semanas en la que fue sustituido por Juan José Bruguera pertenece al G-14, el lobby de las grandes inmobiliarias, que se ha distinguido por ondear la bandera de que los precios de los pisos no van a bajar en el futuro.

Tras su intervención, Miguel comentó que una de las salidas a la crisis es el fomento del alquiler. "El colapso de la demanda durará poco. De esta situación se puede salir o bien con bajadas de los tipos de interés, que no parece muy probable, o reduciendo los precios", señaló. Y puso el ejemplo de las segundas residencias en la costa, donde ya es habitual ver rebajas del 30%.

Sobre las opciones de Colonial para obtener liquidez, el todavía consejero delegado de la inmobiliaria dijo que el actual consejo considera la posibilidad de mantener un 51% de la francesa SFL y vender el resto.

Por otra parte, Nozar cerró ayer la renegociación de su deuda con el banco Natixis. En virtud de este acuerdo, el grupo de la familia Nozaleda vende a la entidad francesa el 3,4% de Colonial a un precio de 1,89 euros por acción. Tras esta operación, Nozar mantiene un 8,7% de Colonial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de julio de 2008