Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

El secreto de Obama está en la Red

Uno de los creadores de Facebook es la mano derecha del candidato en Internet

Internet puede ser un arma política de doble filo. Mike Stark, de 39 años, es la prueba de ello. Este estudiante de derecho es un miembro activo del portal web del senador Barack Obama y un escritor en el influyente blog liberal Daily Kos. Cuando se enteró de que el senador de Illinois iba a votar a favor de una polémica ley que le permitirá al Gobierno de Estados Unidos prolongar su programa de espionaje sobre los ciudadanos, no se quedó en silencio.

McCain ha admitido ser "un analfabeto en materia informática"

Las bases del senador demócrata tienen tanta libertad que se han enfrentado a él

"Cuando un candidato liberal gana unas primarias", explica, "tiende a girar hacia el centro y la derecha, a prescindir de sus compromisos más progresistas. Esto es lo que está pasando con Obama". Stark tuvo la idea de crear un grupo de discusión dentro de la página web oficial del candidato, my.barackobama.com, pidiendo que el candidato cambie de opinión y vote en contra de esta ley. En sólo cinco días, 11.000 personas se unieron a su petición.

Esta campaña presidencial es diferente de las anteriores, entre otras cosas, porque Internet se ha convertido en su espina dorsal. El campo de Obama ha dotado a los votantes de la capacidad de interactuar con el propio candidato y sus asesores. Los internautas gozan de tanta libertad que se han permitido enfrentarse a él en aquellos aspectos que comienzan a despertar sus recelos. "Ésta es una de las grandes diferencias de esta campaña. Obama ha dotado a los jóvenes de la capacidad de organizarse y conectar directamente con la campaña", explica Phil Noble, analista y toda una autoridad en la presencia de Internet en la política. "El senador ha dado poder a las bases, alterando para siempre la antigua estructura electoral de una jerarquía superior organizando a los voluntarios. Ahora, estos voluntarios se pueden organizar a sí mismos".

Casos como el del grupo creado contra Obama por sus propios voluntarios abren la duda de cómo se enfrentará el senador de Illinois a una eventual oposición puntual de las bases liberales que tanto le han ayudado a conseguir la victoria en las primarias. Por ahora, el equipo electoral del senador se ha limitado a encajar las críticas. "Un diálogo abierto es muy importante para cualquier campaña, y estamos contentos con el hecho de que el portal my.barackobama.com se haya convertido en un vehículo para esa conversación", ha dicho su portavoz Tommy Vietor.

En 2004 ya había centenares de blogs liberales y conservadores en los que ciudadanos anónimos expresaban sus opiniones sin la neutralidad que se le presupone a los medios de comunicación. "Lo que es una novedad es que un candidato conceda a sus voluntarios la capacidad de organizarse por sí mismos a través de redes sociales", explica Aaron Smith, de la división de Internet del centro de análisis Pew. "En este sentido, Obama ha ganado una sólida ventaja sobre McCain". Según el último estudio de hábitos electorales de Pew, un 65% de los votantes de Obama considera Internet una fuente de información política primaria. Por eso, el senador decidió contratar a Chris Hughes a los pocos días de anunciar su candidatura, en febrero de 2007, en una de las decisiones más trascendentales y revolucionarias de la campaña.

Hughes es el valido digital de Obama, el artífice de esta arquitectura bidireccional que permite a los voluntarios organizarse en la Red y aportar ideas al senador. En 2004, con 20 años y junto con dos compañeros de la Universidad de Harvard, fundó Facebook, una de las mayores redes sociales que existen en Internet. Hoy en día, este portal cuenta con más de 80 millones de usuarios. Con una fortuna personal inmensa, habiendo estado en la cima de las empresas tecnológicas de Silicon Valley, Hughes decidió dejarlo todo por "un candidato que de verdad es capaz de ilusionar", tal y como lo describe en su propio blog. Hace más de un año, se mudó a Chicago con un nuevo puesto de trabajo: "Gurú de organización online". Él y otras 20 personas se encargan cada día de que a los seguidores de Obama les sea más fácil organizarse a través de la Red.

Así crearon el sitio web my.barackobama.com, una Red social donde los voluntarios del candidato pueden entrar en acción por iniciativa propia. Este portal ha sido una verdadera revolución respecto a campañas presidenciales anteriores. "Los políticos tenían que darse cuenta de que hay muchos votantes activos que se conectan a aplicaciones como Facebook", explicaba Hughes el pasado mes de marzo en un acto electoral. El portal de Obama está creado a imagen y semejanza de Facebook, con aplicaciones que permiten planificar eventos, añadir amigos e invitar a otras personas a unirse a la Red de voluntarios del senador. Cuantas más personas, más apoyos. Y cuantos más apoyos, más fondos.

Sólo con pequeñas donaciones realizadas, en su mayoría, a través de Internet, Obama ha recaudado más de 130 millones de dólares (82 millones de euros), según datos del Centro para una Política Responsable. Con el mismo método, McCain no ha superado los 25 millones (16 millones de euros). Internet no es su terreno y el senador de Arizona lo sabe. Muchos internautas le recuerdan con amargura por ser uno de los proponentes de la ley que permite imponer duras multas de hasta 300.000 dólares (191.100 euros) a empresas de Internet que no informen a las autoridades de "textos, fotografías o vídeos ilegales".

A principios de año, en una entrevista con Yahoo News, se definió a sí mismo como "un analfabeto en materia informática". "Él mismo lo ha reconocido. Es analfabeto. Depende de su mujer para navegar por Internet", explica Tracy Russo, experta en nuevas tecnologías vinculada hasta hace poco a la campaña presidencial del senador demócrata John Edwards. "Ahora depende de los estadounidenses decidir si quieren que una persona así se siente en el Despacho Oval".

Russo, que ahora apoya al senador Obama, tomó parte el pasado 23 de junio en un debate sobre Internet. Frente a ella se sentó un asesor de McCain, Mark SoHoo, que quiso corregir la imagen del candidato como un incapacitado digital. Ante la obviedad de la ventaja de Obama en este campo, el asesor de McCain en nuevas tecnologías, Mark SoHoo, dijo el pasado 23 de junio que "no es necesario utilizar un ordenador para valorar la importancia de Internet", dijo SoHoo. "John McCain sabe que Internet existe".

Esta frase todavía resuena por centenares de blogs y páginas liberales, que se burlan de la vaguedad del comentario del asesor. El problema en 2008 es que no basta con saber que Internet existe. Hay que saber sacarle provecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008