Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves hace crisis de Gobierno a los tres meses de nombrarlo

Mar Moreno deja Obras Públicas por el área de Política Autonómica del PSOE

El nuevo Gobierno andaluz tras las elecciones autonómicas del 9 de marzo aún no ha cumplido los cien días de gestión, pero ya el próximo martes habrá una "minicrisis" como la llamó el presidente de la Junta, Manuel Chaves. El motivo: la salida de Mar Moreno de la Consejería de Obras Públicas para dedicarse de lleno a la secretaría de Relaciones Institucionales y de Política Autonómica de la ejecutiva federal del PSOE. Moreno no abandonará el Parlamento andaluz, donde también ocupa escaño el responsable nacional de la Política Territorial del PP y líder de los populares andaluces, Javier Arenas.

Moreno se resistió a aceptar el cargo, al preferir seguir como consejera

Moreno (La Carolina, Jaén, 1962) entró el viernes en el 37º Congreso Federal del PSOE como vocal saliente de la dirección y consejera del Ejecutivo andaluz y salió ayer domingo como número cuatro de la ejecutiva -en el puesto que ocupó primero Alfonso Perales y después Carmen Hermosín tras la muerte del diputado gaditano- y sin la cartera de Obras Públicas. Chaves firmará en las próximas horas el decreto de cese y el del nombramiento de Luis García Garrido como nuevo consejero.

Con ella, se sientan en la dirección del PSOE otros cinco andaluces, cuatro en la comisión permanente: Manuel Chaves, presidente federal -a quien Zapatero mostró "su agradecimiento más profundo"-; la granadina Cándida Martínez, en la secretaría de Educación y Cultura; y la sevillana Soledad Cabezón, en la de Igualdad. El malagueño José Andrés Torres Mora y el líder de los socialistas onubenses, Javier Barrero, fueron elegidos vocales.

La entrada de Moreno se debe, sobre todo, al empeño del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y por supuesto a la de Manuel Chaves, quien quería que el área de política autonómica del PSOE siguiera en manos de un andaluz.

No obstante, sorprende que los socialistas no tuvieran planeado el salto de Mar Moreno a Madrid cuando elaboraron hace seis meses las listas electorales, lo que da idea de una cierta improvisación. La todavía consejera de Obras Públicas no ha buscado su nueva responsabilidad y, según varias fuentes, se resistió a aceptarla porque, entre otras cosas, implicaba dejar la consejería, a la que acaba de llegar, por incompatibilidad material ya que ese cargo orgánico requiere dedicación plena. Fuentes socialistas aseguraron que Moreno no se pudo negar ante la insistencia de muchos dirigentes.

Presiones que empezaron por Zapatero y Chaves y continuaron con las del número dos del PSOE andaluz, Luis Pizarro, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

La elección de Mar Moreno para ser la voz del PSOE en la Política Autonómica también se leyó como una apuesta de futuro en Andalucía, según afirmaron fuentes de la dirección federal. Esta lectura también la hiceron responsables provinciales del PSOE. "Si Zapatero y Chaves dan este paso es porque después del lunes viene el martes", cometó uno de ellos en alusión a que se trata de un movimiento de pieza que generará más cambios.

No obstante, nadie quiere en el PSOE volver a poner en circulación de manera inmediata la sucesión de Manuel Chaves como líder andaluz, una vez que él ha descartado dejar la secretaría general del PSOE de Andalucía en el próximo congreso. Aunque el deseo de Chaves era dejar el cargo, la falta de acuerdo en torno a la operación frustraron sus planes. Moreno, en cualquier caso, seguirá manteniendo su escaño en el Parlamento autonómico.

El presidente de la Junta tiene decidido nombrar como nuevo consejero de Obras Públicas a Luis García Garrido, según confirmaron fuentes del Gobierno. Durante años fue viceconsejero con Concha Gutiérrez del Castillo y ocupó durante unos meses la máxima responsabildad política de la consejería tras la marcha de la primera como cabeza de lista al Congreso del PSOE por la provincia de Jaén en las pasadas elecciones. Chaves apuesta de esta manera por alguien que conoce muy bien el departamento. García Garrido tiene previsto dejar su puesto como senador en representación de la comunidad autóma de Andalucía. De la posibilidad de que Mar Moreno sea promovida para la Cámara Alta no se ha hablado aún.

La entrada de Javier Barrero como vocal en la ejecutiva federal traerá muy posiblemente cambios en el PSOE de Huelva, ya que es secretario general. Fuentes socialistas aseguran que dejará este cargo en el congreso provincial del 19 de julio en manos del ahora secretario de Organización provincial, Mario Jiménez.

Está por ver si la apuesta de futuro hecha por Zapatero en la dirección federal se va a a seguir a rajatabla en Andalucía. Chaves tenía decidido antes de la celebración del 37º Congreso recuperar la vicesecretaria general que de 2000 a 2004 estuvo en manos de Moreno.

Luis Pizarro será ascendido a este puesto. Lo que ya no está tan claro es que la secretaría de Organización la ocupe una mujer, como ha hecho Zapatero al elegir a Leire Pajín. "No tenemos por qué ser miméticos", dijeron algunas fuentes, mientras otras aseguraron su preferencia por situar a una mujer tanto en la presidencia del partido -algo que Chaves tiene muy claro- como en la secretaría de Organización. En cualquier caso, este puesto no está sujeto a los tiras y aflojas de las agrupaciones provinciles, toda vez que la persona que lo ocupe tiene que ser alguien de la máxima confianza tanto del secretario general como del futuro vicesecretario.

Los socialistas se mostraron ayer plenamente satisfechos del resultado del congreso en el que además entraron en el comité federal (máximo órgano de decisión entre congresos) la ministra de Igualdad,la gaditana Bibiana Aído, el consejero de Agricultura, Martín Soler y las sevillanas Carmen Hermosín y Maribel Montaño.

Chaves se mostró muy satisfecho con la presencia de la poderosa federación andaluza en la ejecutiva, sobre todo por mantener la Secretaría del Area de Relaciones Instituciones y Política Autonómica, que es la que más nos interesa". Los andaluces pasaron de tener siete a seis representantes en la ejecutiva, algo que Pizarro explicó en que así lo había pedido la dirección federal para dar entrada al vasco Eduardo Madina.

La nueva secretaría de Relaciones Institucionales y Política Autonómica destacó el equilibrio que aporta Andalucía al debate autonómico. "Desde Andalucía sabemos apreciar la singularidad y la pluralidad y la suma de todos y esperamos aportar serenidad al debate político y una magnífica experiencia de Gobierno", afirmó, informa Europa Press. Los socialistas granadinos salieron exultantes del congreso, especialmente su secretario general, Francisco Álvarez de la Chica, por la elección de Cándida Martínez como responsable de Educación. Javier Barrero aseguró que aportaría "algo de cercanía" con los ciudadanos y una parte de "veteranía"..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008