Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

The Police convence en un irregular arranque

35.500 personas se congregaron en Kobetas en la primera jornada del Bilbao BBK Live

La organización no erró en su previsión, pues el tercer Bilbao BBK Live arrancó el viernes con 35.458 espectad ores. Pero quienes vaticinaron que la inaugural sería una jornada llena de actuaciones espectaculares se equivocaron, pues el plano estrictamente artístico deparó más altibajos de los deseados en una oferta de tan larga duración. Hubo, sí, un claro triunfador, The Police.

El trío satisfizo a la inmensa mayoría de los que casi abarrotaban un espacio con capacidad oficial para 40.000 personas. Entre incómodos montículos, carpas y andamiajes, cada cual se buscó el mejor sitio disponible para seguir una actuación desprovista de todo atrezo, que arrancó cinco minutos antes de lo previsto con el clásico Message in a bottle, la llamada de auxilio de un náufrago. Sting, Andy Summers y Stewart Copeland ya tenían al público en el bolsillo, y a partir de ahí se dedicaron a repasar su cancionero con mayor academicismo y menor arrojo que hace tres décadas.

ZZ Top, Tequila, Madness y The Blues Brothers tocan en la última jornada

MÁS INFORMACIÓN

La tónica general fueron distintas transiciones y extensos desarrollos de sus temas más conocidos -Every little thing she does is magic, De do do do, de da da da, Roxanne, So lonely y Every breath you take- que el públic saludó con fervor. Next to you puso fin a una convincente e impoluta hora y media de concierto en la que sonaron 17 temas, el baterista aportó tonos exóticos con un set de percusiones que incluía un enorme gong, el pop se fundió con el reggae y Sting se esforzó en pedir en castellano la colaboración del público.

Su impecable actuación merece ser lo más recordado de una jornada en la que las buenas sensaciones empezaron a llegar con Morcheeba. El cielo se encapotó sobre las 20.00, refrescando un día que había sido sofocante, y el grupo inglés, con la francesa Manda al micrófono, entretuvo y propició los primeros bailes con sus acostumbradas ambientaciones, que, con ciertas modificaciones en los arreglos, encajan tanto en festivales de rock como de trip hopp y otras músicas urbanas.

Todo se vino abajo con la aburrida actuación de los estadounidenses The Dandy Warhols, deslucida además por problemas de sonido. Tras ellos llegaron las pruebas definitivas de que la primera propuesta del Bilbao BBK Live atrajo a un público con pocas inquietudes musicales. Muchos subieron a Kobetas con la única intención de ver a The Police, lo que permitió que sobrara sitio en las primeras filas durante la actuación de Charlatans, una invitación al baile en clave de pop rock intenso y de poso marcadamente británico.

Y los muchos que se fueron al despedirse Sting, también se quedaron sin catar la actuación más divertida, la de Fancy. El grupo francés sorprendió con un rock and roll sincopado y espasmódico, emparentado con el funk y el glam, y entonado por un cantante que pasaría desapercibido en el reparto de The rocky horror picture show.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2008