Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior ordena destituir a una diputada de EB

Cinco años después, el principal caso de enfrentamiento reciente entre dos poderes en España -el Legislativo vasco y el Tribunal Supremo- toca a su fin. La sentencia por el caso Atutxa, la negativa del anterior presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, y de sus entonces compañeros de Mesa Gorka Knörr y Kontxi Bilbao a disolver en 2003 el grupo parlamentario heredero de la ilegalizada Batasuna, se va a ejecutar.

Los magistrados del Tribunal Superior vasco que juzgaron a los tres acusados rechazaron ayer la penúltima carta que tenía en sus manos la defensa de los condenados: el recurso de súplica presentado el pasado 24 de junio contra la decisión de ejecutar una sentencia, ya firme, que condenó por desobediencia el pasado 21 de enero a Atutxa, Knörr y Bilbao a penas de inhabilitación y a diversas multas.

En concreto, el Tribunal Supremo vasco condenó a Atutxa a 18 meses de inhabilitación especial y seis meses de multa a razón de 100 euros diarios y a sus compañeros de Mesa a un año de inhabilitación especial y cuatro meses de multa con la misma cuantía.

Aunque el auto puede ser recurrido en los próximos tres días, el tribunal se pone ya a la tarea. Aclarado por el Supremo en abril pasado que la condena de inhabilitación especial afecta únicamente a "la privación de cargo de parlamentario" y a la "incapacidad para obtener ese mismo cargo durante el tiempo de la condena", el tribunal ordena a la Presidencia de la Cámara vasca que indique "la fecha en la que cesa en los empleos, cargos y honores inherentes al cargo de parlamentario" Kontxi Bilbao. La diputada de EB es la única que sigue en política. El auto anuncia a los condenados que tienen que hacer "efectiva la multa en el plazo de 15 días desde la notificación" del auto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008