_
_
_
_
37º Congreso del PSOE

La dirección socialista elude referirse al diálogo como solución al terrorismo

El texto dice que "la unidad es más importante que nunca en el fin" de ETA

Luis R. Aizpeolea

La dirección federal del PSOE ha introducido una enmienda a la ponencia política en el apartado sobre el terrorismo en la que, basándose en la experiencia del fracasado proceso de final dialogado de ETA, evita referirse a este procedimiento como solución final al problema. El texto, en el que ha intervenido el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y ha supervisado el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, saca la conclusión de que la ruptura del alto el fuego por parte de ETA, en junio de 2007, "ha constatado su incapacidad para la aceptación de la política democrática y ha materializado su fracaso histórico".

Más información
El PSOE abre la puerta a la eutanasia y la extensión de las sedaciones paliativas
Blanco: "No se sabe si Mariano piensa lo mismo que Rajoy"

La enmienda socialista precisa la estrategia que "debe llevar a los terroristas al desistimiento y al abandono definitivo de la violencia", y sólo ofrece una vía al final de ETA: la ley y la unidad democrática contra la banda.

En el primer caso pormenoriza que los "instrumentos imprescindibles e insustituibles" en la desarticulación de ETA son la acción policial y la colaboración internacional así como "las leyes que impiden la acción política a quienes forman parte del entramado de la banda terrorista".

Hay una referencia crítica al nuevo plan Ibarretxe cuando la enmienda señala que "el principio de que con violencia no es posible la política debe ser llevado hasta sus últimas consecuencias porque es un principio ético derivado de la naturaleza misma de la democracia".

También enfatiza, de modo muy llamativo, la importancia de la unidad democrática contra ETA en la etapa actual para alcanzar "el fin del terrorismo". El texto no sólo la considera una "condición necesaria para la desaparición de la violencia". "La unidad es nuestra fuerza y la garantía de su derrota. Es la respuesta que nos exigen las víctimas. La unidad y el liderazgo comprometido de las instituciones son imprescindibles para la deslegitimación social de la violencia. En el final del terrorismo, la unidad es más importante que nunca". La enmienda compromete una nueva Ley de Víctimas del Terrorismo que aborde la reparación moral.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_