Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP catalán teme un alto absentismo en el congreso pese a las dos listas rivales

Sánchez-Camacho sufre un revés al dimitir un miembro de su ejecutiva

El congreso del PP catalán de este fin de semana no será, ni de lejos, un paseo militar para Alicia Sánchez-Camacho, la candidata impuesta por la dirección nacional como presidenta regional. Ayer, a la senadora gerundense ya le dimitió el primer miembro de su equipo, un vicesecretario general que debía formar parte de la futura ejecutiva. Se trata de Joan Garriga, responsable del área de participación ciudadana, quien anunció su apoyo a la otra candidata, la parlamentaria Montserrat Nebrera.

MÁS INFORMACIÓN

Pero Sánchez-Camacho salió del revés con cierto éxito. Puso en su lugar a Antoni Bosch, otro dirigente que también había avalado a Nebrera y que ya formaba parte de la ejecutiva del PP catalán.

Ayer, en la sede catalana del PP, en la barcelonesa calle de Urgell, desembarcó en tropel el equipo de Sánchez-Camacho, integrado en su totalidad por fernandistas, es decir, alineados con el concejal Alberto Fernández Díaz. Pusieron la maquinaria en marcha en busca de los avales para que la candidata oficial pueda salir elegida este fin de semana en el congreso. De momento, se toparon con alguna sorpresa porque un alto dirigente de Barcelona admitió: "La militancia no está respondiendo cómo esperábamos". Y es que una parte del territorio está celebrando asambleas para rechazar la decisión de Génova -sede nacional del PP- de imponer por enésima vez a su candidato para presidir la formación en Cataluña.

No son muchos los críticos, pero pretenden dejar clara su posición y hacerse oír en el cónclave popular. En esta línea figuran los responsables de varias comarcas de la provincia de Barcelona, como el Maresme, el Garraf y el Penedès, y de la ciudad de Badalona que han resistido las llamadas a mantener la disciplina.

Pese a ello, la dirección del PP catalán está convencida de que Sánchez-Camacho saldrá victoriosa de la cita congresual. Se teme un voto de castigo, pero residual. Lo que más preocupa a los dirigentes populares es el alto absentismo que puede registrarse. El total de compromisarios convocados asciende a 1.090 y algunas fuentes hablan de una ausencia de entre el 30% y el 40%, como ya ha sucedido en anteriores congresos.

Pero no todo son noticias negativas para la candidatura oficial. Ayer, tres parlamentarios catalanes que apoyaban la lista de Nebrera (Enric Millo, Àngels Olano y Francesc Vendrell) anunciaron su voto a favor de Sánchez-Camacho ante la negativa de la primera de negociar un pacto de integración. Nebrera está empeñada en seguir adelante y ayer dijo sentirse "traicionada" por su rival. "Tengo la sensación de que esto estaba cocinado desde hace mucho tiempo", comentó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008