Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos perseguirán con especial interés los delitos homófobos

Un protocolo obliga a los agentes a enviar a la fiscalía los atestados policiales

Contra los delitos homófobos, mossos d'esquadra. El Departamento de Interior ha aprobado un protocolo de intervención policial que obliga a los agentes a comunicar a la fiscalía los delitos motivados por la orientación sexual de la víctima. Con esa iniciativa se pretende dar un tratamiento más adecuado a las víctimas de esos delitos, identificar los hechos y, si el caso llega a juicio, que haya más elementos para que el juez pueda apreciar la agravante por orientación sexual a la que se refiere el artículo 22.4 del Código Penal.

El protocolo se aplica desde el pasado día 27 en toda Cataluña, pero especialmente en Sitges y en Barcelona, dos zonas donde la presencia de homosexuales es mucho más visible y numerosa. "No nos interesa la tendencia sexual de la víctima, sino la actuación del agresor. Por eso pedimos a quienes sufran la homofobia que confíen en la policía y que denuncien, que no tengan pudor en explicar lo ocurrido, porque los trataremos igual que a cualquier ciudadano", explica Rocío Rubio, intendenta de la comisaría del Eixample.

Para difundir el protocolo y fomentar las denuncias, Interior ha editado 10.000 trípticos informativos con el lema Denuncia la homofobia. En los próximos días los Mossos d'Esquadra se reunirán con asociaciones, entidades y comerciantes para explicarles la aplicación del protocolo, el primero en España. Barcelona también es la única ciudad con un fiscal especializado en delitos homófobos.

Eduard Sallent, inspector del Área de la Oficina Técnica de los Mossos, explica que el cuerpo ha solicitado que se incluyan los delitos por móvil homófobo en el sistema de estadística de criminalidad que comparten todas las policías de España. De momento, la policía autonómica ya aplica a sus atestados y estadísticas informáticas una pestaña con la denominación de homofobia. "Se trata de poder hacer diagnósticos de una realidad que existe, aunque no sea muy numerosa", explica la indendenta Rubio.

"Estamos para ayudar a las víctimas, no para estigmatizarlas", añade la responsable policial, quien recuerda que las lesbianas sufren más los delitos homófobos que los gays, y que eso supone para ellas una doble victimización. El protocolo es una consecuencia del plan interdepartamental del Gobierno catalán para la no discriminación de las personas homosexuales y transexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 2008