Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Islas se librarán de "pegotes" en un año

Medio Ambiente revisará desde octubre la propiedad de las 82 casas de Ons

"Ese edificio de la playa de Rodas no puede estar ahí, es un pegote". El bar que recibe a los turistas en Cíes, a la vera del monolito que ya no está, ha ido creciendo hasta parecer un salón de bodas y banquetes y, antes de que pase un año, el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, se ha propuesto eliminarlo. "El 1 de julio de 2009, estará eso cambiado", aseguró durante la rueda de prensa que organizó en Vigo con motivo del traspaso a Galicia de la gestión del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Este departamento de la Xunta quiere convertir las islas en un "modelo de gestión", hacer que "la naturaleza gane la batalla" al cemento y redactar un "plan de tipología" por el que se revisarán todas las construcciones de las islas, llegando al más mínimo detalle. Vázquez habló incluso de los "toldos" y las "sillas de plástico".

"En la Xunta van a hallar comprensión, pero ni un milímetro de concesiones"

"No puede ser que una persona tenga en Ons 10 casas como si fueran suyas"

Desde la Xunta no se quiere hablar de más demoliciones que de la del monolito, porque antes hay que tratar con los afectados. Pero ya ha dicho que los propietarios y concesionarios de las instalaciones de Cíes y Ons que no cumplan con unas normas estéticas tendrán que eliminar lo feo, que es mucho. "En la consellería van a encontrar toda la comprensión, pero ni un milímetro de concesiones", advirtió el conselleiro, "vamos a iniciar negociaciones con la predisposición de llegar a acuerdos para que sus negocios no se vean perjudicados", pero "los listillos" no van a poder seguir haciendo lo que quieran.

Con los ocho millones de inversión del primer año (cuatro más de lo que el Gobierno central ha previsto para financiar anualmente el parque), en 12 meses el plan de nuevas infraestructuras cobrará "visibilidad". Además de resolver los problemas de saneamiento, se reformarán los muelles de Cíes, Ons y Cortegada, y en Cíes también se transformará el dique del Lago dos Nenos, otro "pegote", para "mimetizarlo" al máximo con el paisaje.

"A partir de octubre", la Xunta "abordará la cuestión de los colonos de Ons", la más "problemática" y "espinosa" que tiene el parque. Se definirá cuál es la verdadera situación catastral de estas personas que defienden sus derechos sobre las propiedades y se intentará "mejorar la vida" de los pocos vecinos que las habitan todo el año. En Ons hay 101 colonos, contando todos los miembros de cada una de las familias que, aunque sea en vacaciones, ocupan las 82 casas que existen. Pero dormir a diario, también en invierno, sólo duermen dos. El resto, al menos la gran mayoría, lo hacen en Bueu. En el Juzgado de Marín, muchos de ellos reclaman sus "derechos adquiridos después de 200 años en la isla".

En 2001, el Parlamento gallego aprobó, pero nunca aplicó, el Réxime Xurídico dos Veciños da Illa de Ons, por el que se acordaba que las edificaciones y las tierras eran propiedad de la Xunta, aunque se les concedía el usufructo a los colonos (que, legalmente, ya no se llamarían así, sino "usuarios") durante 99 años. Tendrían derecho a transmitir su concesión a los herederos, pero no a alquilar a los turistas ni a vender, dos prácticas que se dan en Ons. Si no se vende nada "no puede ser que una persona tenga como suyas 10 casas en la isla", dijo ayer el conselleiro.

"Éste es un paraíso para los infractores", reconocía en septiembre del año pasado María Jesús Otero, la presidenta de una de las dos asociaciones de vecinos que hay en Ons. "El que pide permiso al parque no lo consigue nunca y, mientras, los otros hacen a escondidas lo que quieren". Pendiente de la cesión a la Xunta, según el conselleiro, el Gobierno central "dejó ir pasando" el tema "lleno de espinas" de Ons. Pero la Xunta promete abordarlo "con todas las consecuencias". La situación alegal de los colonos, que no pagan ni luz ni agua ni impuestos, parece tocar a su fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 2008