Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La otra cara de la fiesta

Muere un hombre en Alcalá tras golpearse accidentalmente

Ésta es la otra cara de la celebración: 52 detenidos en la madrugada del lunes, la mayoría jóvenes acusados de desórdenes públicos, resistencia a la autoridad y daños en el mobiliario urbano; 120 personas atendidas en Colón -49 ayer-; 26 trasladados a los hospitales y, sobre todo, un hombre muerto en Alcalá de Henares. Antes del alba, un trabajador de los servicios de limpieza del Ayuntamiento halló el cuerpo de un hombre de unos 40 años sobre un charco de sangre, vestido con una camiseta roja, informaron fuentes policiales. Fue en la plaza de las Bernardas de la localidad.

El hombre, de unos 40 años, celebraba la victoria de España en la Eurocopa, según los primeros indicios en un grave estado de embriaguez, cuando cayó bruscamente y se hirió en la cabeza con la base de una farola.

Quedó inconsciente nada más producirse el impacto de su cráneo contra el bloque de cemento, según las mismas fuentes. Permaneció tendido en el suelo y perdió mucha sangre hasta que lo encontró el empleado de limpieza viaria sobre las seis y media de la mañana, quien avisó a los servicios de emergencia.

Los médicos del SUMMA trataron de reanimar al fallecido sin éxito. La Jefatura Superior de Policía de Madrid cree que se trata de un accidente fortuito. El hombre no llevaba encima ningún documento, por lo que se desconoce su identidad, según informó ayer la Policía Local.

Ayer, el ambiente fue muy festivo, sin las connotaciones más conflictivas de la celebración de la madrugada de ayer. El centro de Emergencias Comunidad de Madrid 112 recibió la pasada madrugada, en las horas posteriores al partido, 5.690 llamadas, la mayoría desde Madrid capital, y contabilizó 165 agresiones, 58 accidentes de tráfico, 94 incendios y 47 intoxicaciones etílicas. Se registraron 47 intoxicaciones etílicas, frente a las 34 de hace una semana.

Hubo 165 agresiones, frente a las 109 de la semana pasada, 58 accidentes de tráfico -11 de ellos atropellos- frente a los 14 de hace una semana, y 94 incendios, frente a los 42 del domingo anterior. También se contabilizaron 47 intoxicaciones etílicas, frente a las 34 de hace una semana.

Quizá porque era lunes. Quizá porque la victoria ya se celebró el día anterior. El caso es que la marea roja que inundó las calles el domingo no se repitió ayer. Después del masivo recibimiento a la selección, llegó la bajamar. Sólo en Alonso Martínez resistieron algo más de dos centenares de personas. Camisetas y banderas. Cánticos de "¡Yo soy español, español, español!". Se concentraron en la plaza de Santa Bárbara. A medianoche quedaban adolescentes que hicieron acopio de botellas de dos litros de Coca- Cola y bricks de tinto. Una excusa para montar un botellón. "Pasando de liarla como ayer. Como muy tarde, pillaremos el último metro", decía Javi, vaso de tubo en mano y mirada turbia.

Una hora antes, varios adolescentes toreaban a los coches en la esquina de Fernando VI con Hortaleza. Desistieron cuando llegaron tres patrullas de la policía. Seis agentes de los antidisturbios, con casco y porra, enfilaron Hortaleza persiguiendo a un grupito de chavales que armaban jaleo. Incluso corrieron tras ellos, pero al llegar al cruce con Gravina desistieron. En la plaza de Alonso Martínez, Hulk miraba desde la lona de un edificio el panorama. Alguien le había pintado las mejillas con la bandera española. En Callao y Gran Vía, tranquilidad. Cerca de la una de la madrugada, algún coche hacía sonar la bocina. Y se alejaba: "Campeoneeeeeees...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2008