La amenaza de una invasión a Irán resurge en EE UU

Preparando el campo de batalla, el último artículo del reputado periodista Seymour Hersh, ha vuelto a poner en la agenda la política de la Administración de George Bush en relación con Irán. Según el reportero, Washington está financiando con el apoyo del Congreso operaciones encubiertas para desestabilizar el régimen de los ayatolás.

Según el reportaje, publicado en la revista The New Yorker, a la venta el 7 de julio pero ya disponible en su versión online, el Gobierno republicano ha intensificado sus incursiones dentro de territorio iraní con el fin último de espiar su programa nuclear y dar apoyo a grupos disidentes para provocar una represión violenta por parte de Teherán, lo que podría servir de excusa final a EE UU para intervenir militarmente. La Casa Blanca ha pedido al Congreso hasta 400 millones de dólares (270 millones de euros) para financiar su plan, según el periodista.

Tanto la Casa Blanca como la CIA y el Departamento de Estado se negaron a comentar tales acusaciones. "La CIA no hace comentarios sobre operaciones secretas", manifestó Paul Gimigliano, portavoz de la Agencia Central de Inteligencia. Desde Bagdad, el embajador estadounidense en Irak, Ryan Crocker, negaba rotundamente que desde suelo iraquí se estuvieran lanzando incursiones contra Irán.

Una orden secreta

El artículo de Hersh se basa en una orden ejecutiva altamente secreta firmada por Bush, según la cual un grupo de congresistas habría accedido, a finales del año pasado, a la solicitud de fondos del presidente para aumentar las operaciones encubiertas contra Irán. Según la legislación estadounidense, una orden ejecutiva sólo tiene que ser dada a conocer a los líderes de ambas cámaras y a los miembros de los comités de espionaje del Senado y de la Cámara de Representantes.

"La orden", dice un conocedor del tema citado en el artículo, "se basa en socavar las ambiciones nucleares de Irán e intentar minar al Gobierno a través de un cambio de régimen". Todo ello supone involucrar y "trabajar con grupos opositores y darles dinero", añade. No es éste el primer artículo de Hersh sobre posibles planes de Bush para desencadenar una guerra contra Irán. En abril de 2006, Hersh escribía que el cambio de régimen en Irán es la meta final de Bush.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS