Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero se declara satisfecho por seguir viendo a Rajoy al frente de la oposición

El Gobierno intenta estirar hasta lo imposible los efectos de la crisis que sí ve en el PP. Ayer fue un recurso permanente en la respuesta al principal partido de la oposición en la última sesión de control al Ejecutivo en el Congreso hasta septiembre.

El camino lo abrió José Luis Rodríguez Zapatero al terminar su respuesta al líder del PP con esta frase irónica: "Simplemente, le quiero decir que, la verdad, yo me siento satisfecho de seguir viéndole ahí". El burladero dialéctico de las disputas del adversario lo utilizó también el jefe del Ejecutivo para acallar las voces de los diputados del PP. "Estoy sorprendido, dado que el PP habla estos días de un nuevo tiempo de diálogo y yo deseo que venga el diálogo. Pero de momento mi grupo se conforma con el respeto", les dijo.

El presidente rivalizó con el líder de la oposición en ver quién defiende mejor los intereses de los españoles. Zapatero se refirió a las medidas aprobadas hasta el momento por su Gobierno para hacer frente a la situación económica y Rajoy le acusó de realizar meras "operaciones cosméticas", de "estar despistado", "de dar bandazos" y de "no decir la verdad".

Zapatero se comprometió a mantener la protección social y no recortar pensiones, ni salario mínimo, ni becas. Incluso, utilizó como referencia lo que hizo José María Aznar en su primera legislatura, cuando recortó prestaciones sociales, aprobó el "decretazo" y congeló el salario de los funcionarios.

"En una situación de mejor o peor crecimiento económico, el Ejecutivo tiene como prioridad apoyar a los trabajadores, a los autónomos y a las familias con menos recursos", dijo Zapatero.

El PP, agarrado al arma de la economía, completó la intervención de Rajoy con la de otros diputados de su grupo frente a otros miembros del Ejecutivo. "El Gobierno se ha quedado solo buscando sinónimos para la crisis, mientras los demás buscamos soluciones", dijo la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría. "Lo relevante no es cómo llamamos a la situación, sino lo que hacemos para solucionarla", le respondió la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 2008