Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Mientras hubo primavera

En las mañanicas del mes de mayo cantan los ruiseñores, se alegra el campo. En las mañanicas, como son frescas, cubren los ruiseñores las alamedas. (Lope de Vega). Fue en una mañana de 2003 cuando el PSOE recuperó la alcaldía de Estepona con un pacto con el PES, antiguos integrantes del partido de Jesús Gil. Antonio Barrientos se aupó al sillón municipal y colocó de segundo a José Ignacio Crespo, coordinador general del GIL. El PSOE de Andalucía aceptó el pacto, aunque exigió que la concejalía de Urbanismo no fuera para los ex gilistas. Barrientos asumió la delegación, pero colocó a un militante del GIL de gerente de Urbanismo. Cantan los ruiseñores y se alegran los socialistas.

No pasa nada. La vida es bella y los almendros florecen en abril. Ante las hogueras y a la luz de la luna se juega con fuego, pero nadie se quema. Todo ha florecido en estos campos, manzanos, azules titubeantes, malezas amarillas, y entre la hierba verde viven las amapolas..., regalo de una extensa primavera. (Neruda). Regalo de 2,5 millones euros recibió en 2004 el Ayuntamiento de Estepona de la constructora Prasa, con importantes intereses en el municipio. Con ese dinero se pagó la nómina de los funcionarios. Además de a los ruiseñores, se escucharon los primeros cantos de sirenas.

Los pájaros seguían revoloteando y crecían las buganvillas, los alhelíes y los jazmines. La primavera besaba suavemente la arboleda, y el verde nuevo brotaba como una verde humareda. Las nubes iban pasando sobre el campo juvenil... Yo vi en las hojas temblando las frescas lluvias de abril (A. Machado). Llegó el invierno. En diciembre de 2005 la dirección del PSOE obligó a Barrientos a desconvocar un pleno en el que se iban a aprobar varios convenios urbanísticos, con ellos el consistorio ingresaría 24 millones de euros. Faltaban dos días para la entrada en vigor de la ley que impedía a los ayuntamientos disponer del dinero de convenios hasta que no estuviera aprobado el planeamiento. Luego se intentó recalificar el parque de aventuras Selwo pero la Junta lo evitó. Fueron las primeras lluvias. En el PSOE seguían en primavera.

Para qué torturarse. Si eres feliz, saber no quieras. Doña Primavera, de aliento fecundo se ríe de todas las penas del mundo... No crea al que hable de las vidas ruines ¿Cómo va a entenderlas entre los jazmines? (G.Mistral). Antonio Barrientos encabezó la candidatura del PSOE en las pasadas elecciones municipales y este partido se convertía en la primera fuerza política, pasando de 6 a 11 ediles. El PSOE se felicitó de los resultados y Estepona seguía en primavera.

Y es que mientras hay votos, hay alcaldía. Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas, mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista, mientras el aire en su regazo lleve perfumes y armonías, mientras haya en el mundo primavera... ¡habrá poesía! (Bécquer). Pero ahora se habla de golpe a la corrupción en Estepona. Han sido detenidos el alcalde, el concejal de Hacienda, el arquitecto municipal y 22 implicados más, entre ellos otros ediles, altos cargos municipales, empresarios y constructores. La investigación se centra en presuntos cobros de comisiones ilegales a cambio de favores urbanísticos.

Ya no hay primavera. Se escurrió en este verano adelantado. Era todo tan bonito, que este escándalo ha pillado a los dirigentes del PSOE regando los gladiolos. Cinco años cogiendo alúas. La vieron en todos sitios, menos delante de sus narices. Por eso aseguran ahora que ha sido una sorpresa, cómo si antes de llover no siempre chispeara. Ahora ya sólo toca esperar. Que llueva, que llueva, que el PSOE está en la cueva, los pajarillos cantan y las nubes se levantan. Que sí, que no... A esperar el próximo chaparrón. (Anónimo).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008