Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez condena a Losantos por vejar, injuriar y faltar a la verdad

La libertad de expresión no ampara los insultos del locutor a Gallardón, según el fallo

Una juez le dijo ayer a Federico Jiménez Losantos, director del programa La mañana y locutor estrella de la cadena Cope, que herir e insultar a la gente, atentar contra su dignidad, vejar y dar pábulo a "hechos falsos" no está amparado por la libertad de expresión ni por la de información. Y por eso le condenó a pagar 36.000 euros de multa -la mitad de lo que pedía el fiscal- como autor de un delito continuado de injurias graves vertidas contra el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a quien Jiménez Losantos acusó durante meses de querer que quedaran impunes los asesinos del 11-M.

La sentencia subraya que la cúpula del PP rehusó respaldar al periodista en el juicio

"La Constitución no reconoce un pretendido derecho al insulto", subraya la sentencia firmada por Inmaculada Iglesias, titular del Juzgado número 6 de lo Penal de Madrid. Tras conocer el fallo, el locutor afirmó con sorna que, "si el precio del honor de Gallardón es tan accesible", está dispuesto "a seguir denunciando todo lo que haga". Es decir, que seguirá actuando como hasta ahora. La Conferencia Episcopal, propietaria de la cadena Cope, no hizo comentarios. La cadena sí mostró su "pleno respaldo" a Losantos y abrió una línea telefónica para recoger llamadas de apoyo al condenado.

El alcalde de Madrid presentó la querella contra Losantos el 21 de junio de 2006. El locutor llevaba años criticando con dureza a Ruiz-Gallardón, pero ese mes lo estaba haciendo con especial virulencia y sin escatimar insultos: lo tachó de "farsante redomado", "lacayo", "calamidad" y "desleal", lo acusó de defender "la postura del PSOE de falsificar informes" para "tapar" el 11-M, aseguró que el alcalde hacía todo lo posible para que no se investigara la matanza... Cuando clamó desde los micrófonos de la Cope que a Ruiz-Gallardón le daban "igual" los 191 muertos de los trenes de Madrid "con tal de llegar al poder", el alcalde dijo basta y llevó al locutor a los tribunales. Losantos se rió de la querella y siguió repitiendo lo mismo durante meses, algo que la juez destaca como uno de los motivos de condena.

"El querellado, por un lado imputó hechos falsos [...] y, por otro, utilizó de forma reiterada insultos y descalificaciones con imputaciones gravemente ofensivas que afectan a la dignidad del querellante [...] Las expresiones proferidas son tan claramente insultantes o hirientes que el ánimo específico se encuentra ínsito en ellas [...] No existe duda alguna de que pretendían vejar la imagen y dignidad del querellante en forma innecesaria y gratuita y desacreditarle públicamente en su condición de Alcalde de la Villa de Madrid y de miembro del Partido Popular", concluye la sentencia.

Hay un apartado dedicado a cuatro de los testigos que llevó Jiménez Losantos al juicio, los dirigentes del PP -Esperanza Aguirre, Eduardo Zaplana, Ángel Acebes e Ignacio González- a los que pidió que apoyaran su defensa criticando a Gallardón. Para su estupor y posterior cabreo no lo hicieron, y la juez lo tiene en cuenta: "Las manifestaciones de estos testigos desvirtúan las alegaciones de la defensa".

Losantos recurrirá a la Audiencia Provincial. Si la condena se hace firme el alcalde decidirá si pide una indemnización y, en ese caso, donará el dinero a las víctimas del terrorismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008