JAVIER MONZÓN | Grupo Indra

Un gestor de capa y timón

"Indra es el resultado de una gran ilusión y de una gran ambición". "Seguimos teniendo más futuro que pasado". Así lo cree Javier Monzón de Cáceres, su presidente, y así se lo dijo esta semana al Rey, a cuatro ministros y a una amplia representación de personalidades de los ámbitos empresariales, institucional y político en un acto para conmemorar la creación hace 15 años de una empresa que se ha convertido en multinacional líder en tecnologías de la información en España, que facturó más de 2.167 millones de euros en 2007, que es la tercera compañía nacional por inversión en I+D+i, y que ha doblado desde su salida al parqué, en 1999, su capitalización bursátil.

Monzón, economista madrileño de 52 años, preside desde su origen en 1993 este grupo, resultado de la fusión de la compañía pública Inisel, de la que él mismo era máximo responsable, y la privada Ceselsa. Creó la compañía bajo un Gobierno socialista, pero como buen navegante -ésta es una de sus mayores aficiones- ha dejado atrás sin grandes sobresaltos las siguientes dos legislaturas del PP, ha capeado con éxito en este periodo la crisis de las tecnológicas tras los atentados de Nueva York, y permanece en el puesto de mando de Indra, ya privatizada, con el Gobierno socialista.

"Nuestro proyecto nació para crear una empresa competitiva en el mercado mundial en tecnologías de información y control. Fue pensada para ser una empresa de tecnología, de innovación, de talento, internacional. Y hoy lo somos", sostiene este gestor que aterrizó en Indra pertrechado de un amplio bagaje profesional. Había sido antes director de Grandes Empresas en Caja Madrid; director financiero, presidente de Telefónica Internacional y director general de Telefónica, y socio de Arthur Andersen.

Trabajador infatigable y perfeccionista en todo lo que hace, según sus colaboradores, Javier Monzón está obsesionado desde hace años con la economía global, con la necesidad de invertir más recursos en I+D+i, y con el desarrollo de la sociedad de la información y el conocimiento. Se ha convertido también en un paladín de las buenas prácticas de gobierno (Indra figura entre las empresas que han asumido mayor número de recomendaciones del Código Conthe), de la sostenibilidad (los índices internacionales Dow Jones y Dow Jones Stoxx Sustainnability la califican como la compañía de servicios tecnológicos más sostenible y transparente), y de la diversidad de género (está prevista, en este sentido, la incorporación de una nueva consejera, Rosa Sugrañes, en la próxima junta de accionistas).

Monzón es además consejero de ACS e YPF y desempeña distintos cargos en órganos rectores de instituciones que fomentan la actividad empresarial y el desarrollo tecnológico. En los últimos años ha reforzado con intercambios accionariales entre Indra y Unión Fenosa (ACS), a través de la integración de Soluziona, la sintonía profesional y personal que mantiene desde hace mucho tiempo con los financieros Alcocer y Cortina y con la familia March, accionistas destacados del grupo de construcción y servicios que preside Florentino Pérez.

El presidente de Indra ha sido y es muy celoso de su intimidad. A través de sus amigos, muchos de ellos son los mismos que tenía ya en la Universidad, y de sus colaboradores, se sabe que está casado, que su cónyuge es lectora profesional en una editorial, que el matrimonio reúne seis hijos y que Javier es "muy niñero". Le gustan, según dicen, los toros, y no es aficionado al fútbol aunque Indra tiene palco en el estadio del Real Madrid. También le interesa el arte moderno, sin ser un gran coleccionista; los viajes no profesionales; y sobre todo navegar, como se ha dicho, y la lectura. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50