Marina d'Or cedió a Oropesa solares que había comprado antes al alcalde

Los terrenos, en el interior, compensaron un plan en primera línea

El Grupo Marina d'Or adquirió en 2001 unos terrenos en Oropesa, propiedad del entonces alcalde, Francisco Garrido, para después entregarlos al Ayuntamiento y así cumplir con la obligación legal de ceder el 10% del aprovechamiento que todos los urbanizadores deben transmitir a los consistorios cuando desarrollan un programa urbanístico. La permuta se realizó en 2001, cuando el Ayuntamiento oropesino estaba dirigido por el independiente Francisco Garrido, que vendió los terrenos a lo largo del mes anterior al momento en que formalizó el acuerdo municipal por el que se aceptaba el suelo.

Es una zona "muy degradada" que está pendiente del desvío de la N-340

El valor de los terrenos del alcalde dista mucho del que tiene el suelo que debía ceder el urbanizador ya que, entre otras cosas, mientras que la cesión correspondía a una urbanización de Marina d'Or en primera línea de playa, el suelo comprado al alcalde y después cedido al Ayuntamiento se encuentra, aproximadamente, a un kilómetro de la costa y limitado por la autopista AP-7 y la carretera nacional 340. Además, los terrenos sobre los que urbanizará Marina d'Or están calificados para uso "residencial", mientras que los cedidos están clasificados para uso "dotacional multifuncional", con lo que sólo pueden destinarse a almacenes, actividades asistenciales o benéficas, usos deportivos, docentes o comerciales. Según el propio Plan General de Ordenación Urbana de Oropesa, se trata de una zona "muy degradada" que está pendiente del desvío de la carretera nacional 340, cuyo trazado "afectará a una parte importante de la zona", lo que indica que puede ser sometida a expropiación. El caso ya está en manos de la fiscalía.

La adjudicación a Marina d'Or del desarrollo de la urbanización en primera línea ya estaba en los juzgados tras la querella de varios propietarios, que denunciaron irregularidades que implican a la corporación presidida por Rafael Albert, del PP.El grupo Marina d'Or presentó en 2001 un programa para desarrollar la zona conocida como Les Amplàries, en el área de expansión del actual complejo turístico, hasta ahora ocupada, principalmente, por cámpings. El grupo inmobiliario propuso, entre otros, el desarrollo de dos sectores, denominados R4B y R5B. Por la ejecución de ambos planes debía ceder al ayuntamiento cerca de 40.000 metros cuadrados de techo, de los que más de 31.000 correspondían a un sector y algo más de 8.000 al otro.

Tal como ocurre en muchos Programas de Actuación Integrada (PAI), la empresa optó por la posibilidad de ceder en terrenos una parte del 10% del aprovechamiento que iba a obtener del desarrollo de la zona, mientras que abonó en metálico el equivalente al porcentaje restante. Así, de los primeros 31.000 metros de techo que debía ceder, el Ayuntamiento de Oropesa percibió en metálico el equivalente a más de 13.000 metros cuadrados, con lo que se embolsó cerca de un millón de euros. El precio, 72 euros por metro cuadrado de techo, fue aprobado por el Ayuntamiento.

Para la cesión de los otros 17.000 metros cuadrados de techo, Marina d'Or realizó una operación de permuta y los compensó con la transmisión de su equivalente en terrenos, pero no en la misma zona en la que se iba a desarrollar el PAI, sino en otra, muy alejada del sector. El Ayuntamiento aceptó la operación y, de esta manera, el grupo presentó escrituras de cesión de suelo a un kilómetro de la costa y en una zona degradada, por los 17.000 metros cuadrados de techo que le restaban por ceder.

Según consta en el registro de la propiedad, estos terrenos pertenecían al entonces alcalde, Francisco Garrido, que era el titular directo y a través de la sociedad Inframar. Ésta, según el registro mercantil, está actualmente dirigida por los hijos del ex alcalde pero ha sido presidida por el propio Garrido. Tal como consta también en los registros públicos, el precio que Marina d'Or pagó por este terreno oscila entre los 16 y los 33 euros por metro cuadrado de techo, es decir, menos de la mitad del precio en el que estaban valorados los terrenos que la urbanizadora había de ceder por el aprovechamiento en primera línea de playa.

Entre los urbanizadores no sólo se encontraba Marina d'Or sino también otros pequeños propietarios y constructores que optaron por participar en el desarrollo de la zona.

Pese a que el Ayuntamiento de Oropesa aceptó la permuta sin reparos, en el expediente municipal no consta la evaluación técnica de ningún funcionario que avale la equivalencia entre los terrenos que debía ceder Marina d'Or y los que finalmente recibió el Consistorio.

Respecto al segundo sector en litigio, por el que el urbanizador debía ceder cerca de 9.000 metros cuadrados de techo, el Ayuntamiento aceptó que el 10% del aprovechamiento se pagara íntegramente en metálico.

La norma indica que en el caso de que el ayuntamiento opte por vender el porcentaje de suelo que le corresponde por ese aprovechamiento, se saque a subasta para obtener el mayor provecho posible. El Ayuntamiento de Oropesa, como la mayoría de ayuntamientos, adjudicó directamente la venta al urbanizador de la zona. Esa operación mereció un reparo de la intervención municipal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción