Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SAS investiga la muerte de un paciente en los pasillos de un hospital

Salud quiere aclarar si hubo algún fallo en la atención en el Puerta del Mar

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha abierto una investigación para conocer las causas del fallecimiento de un hombre de 49 años que murió el pasado miércoles en los pasillos de Urgencias del hospital Puerta del Mar, en Cádiz. El hombre llegó al centro en un vehículo particular, después de haber sido atendido por personal del 061 en su casa tras sufrir varias arritmias. El SAS quiere averiguar si se produjo algún fallo en la atención.

El fallecido, un paciente cardiaco, llevaba un desfibrilador automático implantable (DAI). Este dispositivo, utilizado para controlar las arritmias, se había descargado en tres ocasiones el mismo día. Los efectivos del 061, tras examinar al paciente, resolvieron su traslado al hospital, y ofrecieron una ambulancia. Sin embargo, ya que estos vehículos no están equipados para emergencias, la familia prefirió llevar personalmente al hombre. Una vez en Urgencias, el personal del hospital que lo atendió le informó de que le harían un análisis de sangre y, poco después, murió mientras esperaba en el pasillo. Ésta es, al menos, la versión de los familiares, y a la que AVINESA se refiere para asegurar que una mejor atención podría haber salvado su vida. "En el siglo XXI, ese hombre tenía que haber sido trasladado en UCI móvil e ingresado inmediatamente", mantiene María Antonia Morales, presidenta de la asociación.

La investigación deberá resolver ahora si efectivamente pudo hacerse algo más por la vida de la víctima, en cuyo caso se adoptarán medidas correctoras. La consejera de Salud, María Jesús Montero, manifestó ayer su convencimiento de que la atención fue "normalizada y garantizada". La guía de procesos asistenciales, una estrategia de la Junta de Andalucía para mejorar la calidad de la atención sanitaria, considera "urgente" el caso del fallecido en el Puerta del Mar. La sucesión de más de dos descargas en 24 horas en pacientes portadores de DAI obliga a una derivación inmediata a la atención especializada. Sin embargo, éste no se encuentra entre los casos que exigen el traslado en transporte medicalizado. El protocolo sólo indica el uso de estos vehículos para cuatro tipos de arritmias: arritmias ventriculares incesantes, bradicardias con síntomas presentes, síncopes filiados graves, y taquicardias agudas sintomáticas.

La Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA) ya ha pedido responsabilidades a la Junta porque entiende que no se tuvo en cuenta la gravedad y urgencia del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008