La tensión por la subida del crudo se traslada a la calle

La desaceleración económica y la tensión acumulada culminaron ayer en graves altercados entre trabajadores y policía tras dos manifestaciones. Los pescadores en Sevilla y los agricultores en Almería se manifestaron primero y se enfrentaron con la policía después. El resultado fueron siete detenidos y hasta 33 heridos. Entre ellos un agente que fue intervenido tras estallarle una bengala cerca del rostro. El presunto autor del lanzamiento del artefacto fue detenido mientras esperaba en el juzgado a la declaración de seis compañeros. En Almería, la concentración se saldó con 21 heridos, trece de ellos agentes y ocho agricultores, que tras lanzar berenjenas y calabacines contra la Delegación de Hacienda, se enfrentaron a una dura carga policial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50