"Necesitamos comer, lavarnos e ir al váter"

3.000 camiones están atrapados en los aparcamientos de La Jonquera

La Jonquera amaneció ayer convertida en un gran aparcamiento de camiones en manos de los piquetes, que impiden el paso de vehículos pesados a ambos lados de la frontera. Más de 3.000 camiones atrapados en los aparcamientos del pueblo, en los peajes, áreas de servicio e incluso carriles de la autopista. Un embotellamiento descomunal que afecta a Figueres y Vilamalla, situados a unos 20 kilómetros de la frontera con Francia, donde el lunes por la tarde se vieron sorprendidos muchos camiones que decidieron quedarse ante la imposibilidad de avanzar.

Exhaustos, a punto de perder la paciencia y preocupados por las toneladas de mercancías perecederas que se acumulan en sus vehículos. Así estaban ayer en el paso fronterizo de La Jonquera centenares de camioneros, la mayoría extranjeros, bloqueados por los piquetes que impedían, por segundo día consecutivo, la circulación de vehículos pesados a ambos lados de la frontera hispano-francesa. Entre los afectados, un grupo de camiones polacos cargados con toneladas de carne de vacuno que se están echando a perder. "Ya empieza a oler mal y tendré que tirarla", se lamentaba un conductor. Por si fuera poco, muchos de los transportistas del Este de Europa aseguran que se están quedando sin dinero. "Hemos llamado a los jefes para explicar la situación, pero pasan de todo. Necesitamos comer, lavarnos e ir al váter, y si no nos ayudan vamos a colapsar todo el tráfico, no vamos a dejar pasar a nadie, ni coches ni nada", explicó Lucas Gorgon, portavoz de los camioneros polacos. También llamaron a su embajada pidiendo ayuda, pero se dirigieron sobre todo a los Mossos d'Esquadra que vigilan la protesta. Los agentes les aseguraron que avisarían a Protección Civil para garantizarles servicios mínimos. "Si mañana [por hoy] no vienen, cortaremos las carreteras", insistió Gorgon. Por la tarde Protección Civil comenzó a repartir comida entre los camioneros y a instalar váteres. Joan Boada, secretario general de Interior, precisó ayer que la situación de los camioneros atrapados en La Jonquera no era de extrema necesidad.

"Uno trató de irse y regresó con las luces rotas", dice un transportista checo
Más información
Los mercados acusan la huelga pero las gasolineras ya sirven combustible

Hasta ahora no ha habido incidentes, más allá de algunos gritos y de intentos de burlar el control de los piquetes en los accesos a la autopista y a la N-II. "Pillamos a unos cuantos camiones de madrugada. Se querían escapar pensando que estábamos durmiendo", relató un portavoz de la Plataforma de Transportistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS