Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pulmones extirpados sin motivo

Médicos italianos hicieron operaciones quirúrgicas injustificadas para cobrarlas al Estado - Varios pacientes fallecieron por tratamientos innecesarios

Operaban a pacientes aunque no hubiera necesidad de hacerlo; sometían a enfermos incurables a intervenciones que no les iban a proporcionar mejoría con "crueldad"; obligaban a personas con cáncer a someterse a varias cirugías cuando con una bastaba; extirpaban deliberadamente pulmones para tratar una tuberculosis; quitaron los pezones a una chica de 18 años sin que hiciera falta. Considerados responsables de éstos y más delitos, 13 médicos italianos y el director de la clínica privada Santa Rita de Milán fueron arrestados ayer por la Guardia de Finanzas (la policía fiscal). Están acusados de homicidio voluntario y de causar lesiones graves a los pacientes, además de fraude fiscal.

Por un quiste, a una chica de 18 años le quitaron los dos pezones

La prensa italiana habla de la clínica de los horrores. Y es que, de acuerdo con los investigadores, en el hospital Santa Rita, subvencionado por la Seguridad Social, se falsificaban los historiales y se cometían malas prácticas para aumentar los reembolsos estatales, que en los últimos años alcanzaron los 2,5 millones de euros.

Trece médicos se beneficiaban de estas operaciones. Pero sólo dos de ellos terminaron ayer en la cárcel: Pier Paolo Brega Massone, responsable de la Unidad de Cirugía de Tórax, quien se describía a sí mismo en un mensaje como "el Arsenio Lupin de la cirugía", y Pietro Fabio Persicci, miembro de su equipo. Los demás se encuentran bajo arresto domiciliario.

Las fiscales milanesas Grazia Pradella y Tiziana Siciliano han documentado 90 casos de lesiones graves a pacientes del Santa Rita. Según dijo ayer la Guardia de Finanzas, los médicos habrían "sometido a algunos pacientes a operaciones traumáticas sin tener en cuenta su estado de fragilidad por edad y condiciones clínicas". Las intervenciones tenían el único fin de obtener el reembolso, pues la clínica cobraba en función del número de ellas

Los pacientes, operados sin necesidad, no estaban informados de los riesgos del quirófano. En cinco casos, enfermos de entre 65 y 85 años murieron en el curso de cirugías innecesarias, y por ello algunos de los médicos están acusados de homicidio voluntario.

"El uso de las interceptaciones telefónicas ha sido fundamental porque en sus conversaciones los acusados hablan de manera explícita de la necesidad de operar para ganar dinero", según escribieron las fiscales de Milán.

Los detalles de esta historia son duros. A una chica de 18 años le quitaron los pezones, aunque hubiese sido suficiente eliminar un quiste. Operaciones análogas fueron hechas a personas mayores. Una señora de 88 años, que tenía un tumor, fue operada tres veces en tres meses, aunque hubiese sido suficiente una sola operación (el rembolso fue de 12.000 euros por cada una de ellas). Los representantes de la clínica no quisieron comentar ayer las acusaciones. "Nos hemos enterado", justificaron, "a través de la prensa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008