Reportaje:

La fortuna superlativa

El conglomerado empresarial de Carlos Slim genera el 6% del PIB mexicano

Si ha pisado usted México, ha sido con toda probabilidad cliente de Carlos Slim. Si ha llamado por teléfono, se ha fumado un cigarrillo Marlboro, ha comprado en Sears o ha llevado a cabo alguna operación financiera, ha contribuido a los ingresos de alguna de las más de 200 empresas que forman el imperio del segundo hombre más rico del mundo. El ingeniero, el magnate, el Rey Midas latino, un jinete diestro en las épocas de crisis, extiende sus tentáculos a todos los ámbitos de la vida cotidiana de los mexicanos: de las telecomunicaciones, a través de Telmex y América Móvil, a las infraestructuras y las plataformas petrolíferas, pasando por el comercio, el turismo, las finanzas y un largo etcétera cargado de dólares.

El empresario engrosó sus negocios en la crisis mexicana de los 80 Slim se ha retirado de los consejos para volcarse en la filantropía
Más información
"Todas las crisis son oportunidades"

Nadie tose a Slim en el mercado mexicano de las telecomunicaciones. Y casi ningún mexicano -y pocos latinoamericanos- pueden pasar un solo día sin entregarle algún peso. Este latiguillo común en México, que ha llevado al profesor George W. Grayson a acuñar el término Slimlandia, se concreta en un conglomerado de empresas que supone ni más ni menos que del orden del 6,3% del producto interior bruto (PIB) mexicano.

Genera 220.000 empleos directos y 500.000 indirectos, y lleva al magnate -cien por cien pasión por el arte y el béisbol- a acumular una fortuna de 60.000 millones de dólares (38.500 millones de euros), según los cálculos de Forbes, haciéndole codearse con los gringos, en el segundo puesto, con Warren Buffet y Bill Gates.

Todo el tinglado Carso (por Carlos y Soumaya, su difunta esposa) se estructura en varios holdings, como Carso Global Telecom, que agrupa las acciones de control del gigante de las telecomunicaciones Telmex; América Móvil, que aglutina los servicios inalámbricos y con 159 millones de clientes celulares es líder de la telefonía móvil en Latinoamérica, claramente por delante de Telefónica; el grupo industrial, comercial y de servicios Carso; y el Grupo Financiero Inbursa, que acaba de acordar la entrada en su capital de Criteria, la sociedad que agrupa las inversiones de La Caixa, con un 20%.

Slim vivió por primera vez el mundo de los negocios a través de los ojos de su padre, un empresario libanés que emigró a México huyendo de la entonces obligatoria incorporación al ejército otomano. Julián Slim daba a cada uno de sus hijos una libreta de ahorros junto a su paga semanal para que pudieran administrar sus gastos e ingresos, y periódicamente revisaban el balance con él.

Por ello, no sorprende que ese primer paso del magnate hacia su actual negocio lo diera a los 12 años, cuando compró sus primeras acciones: 30 títulos del Banco Nacional de México. Y no mucho más tarde, en 1965, cuando tenía 25, sembró las grandes patas de su negocio, con la constructora Carso, una mina de cobre, una embotelladora de refrescos y el grupo Inbursa.

Pero el salto de la riqueza a la riqueza superlativa llegó a principios de los ochenta, cuando Slim dio ejemplo de uno de sus mandamientos -"todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo"- y cabalgó como nadie la crisis de la deuda en México. La convirtió en oro. En algún momento ha confesado que llegó a comprar algunas empresas al 1,5% de su valor contable. El 100% de British American Tobacco, por ejemplo, le costó 5 millones de dólares y la vendió por 40.

Era la época en que las finanzas mexicanas estaban prácticamente paralizadas, la de la nacionalización bancaria y de la consiguiente huida de capitales. Sólo el ingeniero invertía, y con un apetito voraz, a precios a veces inexplicables. Entre 1981 y 1986 compró la tabaquera Cigatam, socia de Philips Morris; Bimex, Reynolds Aluminio y el 23% de Hulera el Centenario. Y añadió Seguros de México, la minera Frisco y empresas Nacobre, así como las cafeterías Sanborns, con su filial Dennys, y la empresa de llantas Euskadi entre la larga ristra de compañías.

Con un paquete de empresas ya reseñable, el otro golpe maestro, el que le confirió el título de magnate de las telecomunicaciones, la victoria de Telmex, llegó en 1990. El Grupo Carso se hizo con la privatización de la gigantesca operadora estatal que hoy controla, junto con South Western Bell, France Télécom y varios inversores mexicanos.

El dominio de Slim en el mercado mexicano de las telecomunicaciones es aplastante y polémico: sus competidores critican supuestas prácticas monopolistas que el grupo siempre ha negado; tiene el 92%, le atribuyen, del mercado de telefonía local, pero sólo el 48%, destaca el grupo de Slim, de las zonas verdaderamente rentables.

Pero ser el segundo hombre más rico del planeta en un país con 50 millones de habitantes bajo el umbral de la pobreza puede convertirse en un pellizco en la conciencia. Su vocación filántropa cristalizó hace más de 20 años en su primera fundación, Carso. Ahora, como hiciera Gates, el fundador de Microsoft, Carlos Slim también ha abandonado los consejos de administración de sus empresas -que dirigen sus tres hijos varones- para volcarse en la actividad social de sus funciones, que desarrolla, principalmente, a través de Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL), la Fundación Telmex, y Fundación Carso, entre otras. Se ha comprometido a destinar a proyectos filantrópicos hasta 10.000 millones de dólares en los próximos cuatro años. Y es que todo lo que tiene que ver con Carlos Slim, cuyo apellido en inglés significa delgado, se mueve en grandes cifras. -

Cuarteles centrales de Telmex, en México DF.
Cuarteles centrales de Telmex, en México DF.BLOOMBERG

El Imperio

- Carso Global Telecom posee la mayoría de las acciones de control de Telmex, que opera servicios de telecomuni caciones además de México, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Perú y Uruguay.

- América Móvil tiene la mayoría de las acciones de control de América Móvil, proveedor líder de servicios inalámbricos en América Latina, con operaciones en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, Uruguay y México.

Un decálogo para triunfar

- Tener estructuras simples, organizaciones con mínimos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna de las funciones ejecutivas. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña que son las que hacen grandes a las grandes empresas.

- Mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa, asimismo evita los amargos ajustes drásticos en las épocas de crisis.

- Siempre activos en la modernización, crecimiento, capacitación, calidad, simplificación y mejora incansable de los procesos productivos. Incrementar la productividad, competitividad, reducir gastos y costos guiados siempre por las más altas referencias mundiales.

- La empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario o del administrador. No sentirnos grandes en nuestros pequeños corralitos. Mínima inversión en activos no productivos.

- No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos.

- El dinero que sale de la empresa se evapora. Por eso reinvertimos las utilidades.

- La creatividad empresarial no sólo es aplicable a los negocios, sino también a la solución de muchos de los problemas de nuestros países. Lo que hacemos a través de las Fundaciones del Grupo.

- El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos.

- Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.

- Nuestra premisa es y siempre ha sido tener muy presente que nos vamos sin nada; que sólo podemos hacer las cosas en vida y que el empresario es un creador de riqueza que administra temporalmente.

Sobre la firma

Amanda Mars

Periodista. Corresponsal jefa de EL PAÍS en EE UU hasta abril de 2022. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS