La militancia de EB decidirá en un referéndum su apoyo a la consulta

Madrazo consigue el respaldo del 61,84% de la asamblea a su gestión

La Asamblea de EB decidirá hoy si convoca un referéndum entre la militancia para determinar qué postura adopta el partido en la votación en el Parlamento del proyecto de ley que regula la consulta que el Gobierno de Juan José Ibarretxe ha decidido plantear a la sociedad.

El EPK no tiene decidido si apoyará la iniciativa del tripartito

El coordinador de EB, Javier Madrazo, que tiene asegurada la reelección, presentó ayer una propuesta en este sentido, que saldrá adelante al haber sido acordada con el EPK-PCE, según confirmó su secretaria general, Isabel Salud. El resultado de esta consulta, que será vinculante, está abierto y podría dar una sorpresa desagradable al lehendakari, si fija para los tres parlamentarios de EB un voto contrario o la abstención sobre el proyecto de ley para la consulta. El sector crítico, liderado por el parlamentario Oskar Matute, conoció ayer la propuesta y no ha decidido si va a apoyar o no este referéndum interno, que se celebraría antes del pleno del día 27.

Madrazo logró aprobar con el apoyo del 61,84% de los votos su informe de gestión, gracias precisamente al apoyo del EPK, tradicionalmente opuesto a la política del coordinador general. Este respaldo, que tendrá hoy su continuidad en la elección del Consejo Político de la formación, no cambia la postura crítica del EPK a la presencia en el Gobierno tripartito y con la hoja de ruta de Ibarretxe.

En su discurso ante la asamblea, Madrazo, que lleva 13 años en el puesto de coordinador general, reconoció que hay que "aprender de los errores y los aciertos", pero sobre todo repasó los éxitos "sociales" de su presencia en el Gobierno. Logró el apoyo de la asamblea a su gestión en una votación a mano alzada. Los críticos habían solicitado una votación secreta. Los malos resultados de las últimas generales los atribuyó directamente a que la "izquierda alternativa y transformadora no vive sus mejores momentos" ni en Europa ni en España. Apenas hubo esbozos de autocrítica a la hora de repasar la gestión realizada, pero pidió la unidad ante las próximas elecciones. Rechazó que su formación debiera nada a nadie. Ni al PNV por cogobernar en Vitoria, ni al PSE por hacerlo en San Sebastián, ni a Aralar por haber pactado candidaturas en las últimas elecciones. "Nadie nos va a ayudar. Si nos ven débiles, nos debilitarán más; si nos ven divididos, nos dividirán", dijo para reclamar la unidad interna.

La ponencia alternativa presentada por el sector crítico fue rechazada por 118 votos en contra, 41 a favor y cuatro abstenciones en comisión y no pasará al plenario de la asamblea. La misma suerte corrió la enmienda para hacer incompatibles los cargos públicos e internos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS