Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso de Iván y Sara se cierra seis meses después de la muerte de su madre

Entregados 1,5 millones tras 12 años de litigio por la retirada ilegal de la tutela

Doce años de litigio. Tantos que la afectada no sobrevivió al proceso y no pudo ser testigo de la resolución final, que se produjo ayer. Se trata del caso de Iván y Sara, dos niños retirados ilegalmente a Carmen Fernández en 1996. La Junta fue condenada a pagar 1.703.000 euros de indemnización y se entregaron a cuenta 210.000 euros. Tras cinco reclamaciones y 11 fallos judiciales, María Dolores Serrera, la albacea de Carmen Fernández, recibió ayer el dinero que cierra el caso. "Todo llega tarde, pero ha llegado", afirmó.

"Todo llega tarde, pero ha llegado", afirma la albacea de Carmen Fernández

Los herederos son Iván, Sara y dos hermanos nacidos antes que ellos

Serrera explicó a Efe que espera que la indemnización esté "en unos días" en poder de los herederos legales, establecidos en un testamento cuyo contenido exacto no quiso desvelar.

Los herederos son Iván, Sara y dos hijos nacidos antes que ellos. Sara, tiene ahora 17 años y se encuentra internada desde mayo en un Centro de Menores de la República Dominicana por un delito relacionado con las drogas. La joven desea regresar a España y cumplir aquí la condena que le corresponda, pero los trámites durarán al menos un año. Iván, de 16 años, vive con sus padres de acogida en Dos Hermanas (Sevilla), que en la actualidad tramitan la documentación para ser declarados tutores legales.

La Junta de Andalucía retiró los dos niños a Carmen Fernández en 1996, cuando tenían 4 y 5 años, porque sufría un alcoholismo del que se recuperó a los pocos meses, pero a partir de entonces fueron inútiles todos sus esfuerzos por recuperarlos, sustanciados en 11 fallos judiciales.

Carmen Fernández murió el 7 de diciembre de 2007. Falleció en un centro de cuidados paliativos de Madrid, sola y pobre, a pesar de que seis semanas después el Tribunal Constitucional le reconoció el derecho a la indemnización millonaria por un error impagable. Falleció víctima de un cáncer que los jueces relacionaron con el "calvario" sufrido por la retirada irregular de sus hijos.

La Audiencia de Sevilla, en la mayor cuantía concedida hasta ahora por este tipo de asuntos, otorgó a Carmen un amplio abanico de indemnizaciones que tuvo en cuenta el cáncer de pulmón que padecía y que los jueces consideraron "consecuencia directa o indirecta del sufrimiento soportado" y, por lo tanto, "lesión sufrida de manera ilegítima". La cantidad entregada han sido de 1.493.000 euros, correspondientes a la indemnización de 1.703.000 euros menos los 210.000 euros que el juez entregó a Carmen en junio de 2007 como cantidad no discutida y que la Junta estaba dispuesta a entregar como indemnización.

Parte de esta indemnización por daño moral fue por la frustración de la madre al ver que perdía "su razonable expectativa" de recuperar a sus hijos, realidad que "se alejaba más y más, recreando un dolor que iba "in crescendo, cual si a un cuerpo le van arrancando de forma lenta pero progresiva los distintos miembros", según la sentencia. La única alegría de Fernández en el tiempo que duraron sus pleitos fue la decisión que adoptó Sara al cumplir 13 años. La joven, que ahora tiene 17, optó por no esperar a que los jueces hablaran y volvió por voluntad propia con su madre biológica

La entrega del dinero fue realizada por el juez de Familia 7, Francisco Serrano, que tenía el dinero consignado en su juzgado por la Junta de Andalucía aunque no lo ha entregado hasta que se lo ha ordenado la Audiencia Provincial, una vez que el Tribunal Constitucional rechazó un último recurso de la Junta.

El juez de Familia Francisco de Asís Serrano aseguró, en declaraciones a Europa Press, que ha cumplido con su obligación y ha entregado el dinero "tan pronto" como ha recibido las actuaciones del caso por parte de la Audiencia Provincial, donde se encontraba el procedimiento por un recurso de apelación, ya archivado "por carencia sobrevenida de objeto".

La Audiencia Provincial de Sevilla dictó el pasado 30 de abril un auto en el que ponía de manifiesto que el dinero retenido debía ser entregado "sin dilación" porque "ya no concurre motivo jurídico alguno que justifique la retención de la indemnización sustitutoria por imposibilidad de ejecución".

El Tribunal Constitucional ya desestimó en el mes de febrero el recurso de amparo que la Junta de Andalucía interpuso contra el auto de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Sevilla en el que le condenaba al pago de la millonaria indemnización por la retirada irregular de los niños.

Serrera, tras recibir el dinero, deseó que este acto "ponga punto y final y se cumpla la voluntad de Carmen".

La consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo, señaló que el caso de Carmen Fernández ha sido un proceso "largo, dificultoso y tedioso". También mostró su "absoluto respeto" a la actuación judicial.

El caso de Iván y Sara despertó la solidaridad con Carmen Fernández y las críticas de la Asociación Pro Derechos Humanos, el Defensor del Pueblo y hasta de una parte de los magistrados a la Junta. El colectivo Jueces para la Democracia criticó la estrategia de la Consejería de Asuntos Sociales en los casos en los que existen conflictos sobre la tutela de menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008