Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El infraempleo universitario tiene su alternativa en la FP

Las reformas han hecho que se pase de 4.363 alumnos en 1995 a 51.904

"A diferencia de los titulados universitarios, el número de titulados en Formación Profesional es insuficiente para cubrir las necesidades de las empresas valencianas". Ésta es la conclusión de José Vicente González, presidente de la patronal valenciana, en unas jornadas en el centro integrado de IFPS Mislata cuyo director, Joan Carrión, ha advertido de que "el déficit de técnicos de FP, está obligando a contratar universitarios en situación de infraempleo".

Educación ofertará módulos parciales de FP para aquellos que ya trabajan

El ministerio afirma que el decreto de convalidaciones es una "prioridad"

Esta situación la ha experimentado en su carne propia Amparo Martínez, una ingeniera agrícola de 33 años, que se ha visto forzada a buscar trabajo una firma de consultoría. "Es una madre trabajadora, que, además, de ordenar la casa, estudia y trabaja", describe con orgullo, Vicente, su profesor. Ya que no puede encontrar trabajo de ingeniera ha optado por "revalorizar" su actual puesto de trabajo con el título de Técnico Superior de Administración y Finanzas, que cursa en el IES Jorge Juan de Sagunto.

Amparo -con Ana Isabel, de 32 años, y Marta, de 22- han sido uno de los diez equipos de institutos de la Comunidad Valenciana finalistas del primer concurso de Proyectos Empresariales de la Universitat de València. Como ellas, Pilar, Mireia, Gemma, Carmen (que recogieron su segundo premio el jueves pasado) y así hasta 40 alumnos más de diferentes institutos que llegaron a la final. "Las empresas están encantadas, con este ciclo de 380 horas de prácticas", subraya Vicente, que destaca "la revalorización de la FP con títulos nuevos adecuados a las necesidades del tejido empresarial".

De hecho, un cálculo a vuela pluma permite deducir que "prácticamente, dos de cada tres alumnos estudian y trabajan". Y éste es uno de los "grandes objetivos" del Decreto de Centros Integrados de Formación Profesional que prepara la Consejería de Educación, según anticipó a EL PAÍS el Jefe de Área de la Dirección General de FP, Jesús Carbonell. "Lo que nos proponemos es, precisamente, crear sinergias entre la FP ocupacional (que dependía de Empleo) y la FP reglada o inicial (de Educación) con el objetivo de que los trabajadores puedan volver al sistema educativo reglado para completar su cualificación profesional".

"Para ello, vamos a ofertar unos módulos parciales de enseñanzas de FP para que las personas que trabajan no tengan que cursar todo un ciclo, sino un módulo asociado a sus unidades de competencia", añade el jefe de área. "Esta fórmula está especialmente diseñada para la población adulta que ya trabaja y necesita una FP con módulos muy concretos para obtener una cualificación laboral". En esencia, se trata de "flexibilizar el sistema educativo" para dar entrada a la población adulta. Una reivindicación histórica de la patronal y empresarios valencianos.

Respecto a la desaparición de los Programas de Garantía Social (PGS) y su reconversión en Programas de Cualificación y Formación Inicial (los PCFI) estos están específicamente dirigidos a alumnos que no tienen terminada la ESO. "Este es un problema muy grave que tenemos en la Unión Europea [según revelan las altas tasas de personas de 16 a 24 años y de 25 a 44 años que no tienen el graduado de Secundaria]", asume Carbonell. "Por tanto, el principal objetivo de la Consejería de Educación será la disminución del fracaso escolar. Y estamos seguros de que el PCFI serán un instrumento que contribuirá a ello". Estarán implantados en todos aquellos centros docentes que lo soliciten. "Ahora hay 75 u 80 centros educativos (de un total de 151 que se dan en entidades privadas o municipales) y como mínimo mantendremos la oferta actual: 1.818 alumnos matriculados en centros educativos públicos y 2.441 en el resto de entidades", precisa.

Empresarios, docentes y Administración educativa coinciden en reforzar la idea de que "La FP va a más". "Desde hace dos años, cuando se aprobó el Real Decreto de 2006, se han producido muchos cambios en la FP, y se han autorizado más títulos nuevos adaptados a las necesidades empresariales. Se palpa en la ilusión de la gente: la FP se mueve", concluye Carbonell. "De hecho, en la Comunidad Valenciana hemos pasado de 4.363 alumnos en el 95 a 13.217 alumnos en 1998 y 51.904 este curso". Pero las empresas nos siguen demandando más titulados en FP. Es una curva exponencialmente creciente, como aventuró Joan Carrión: "La FP es estratégica: para reducir el número de universitarios que no encuentran empleo acorde a su formación; y para recuperar el fracaso escolar (el personal que sale del sistema educativo sin graduado de ESO) permitiéndoles la adquisición de competencias profesionales".

Desde el Ministerio de Educación se trabaja en la misma dirección con sendas modificaciones a la Ley Orgánica de Universidades (LOU) y la Ley Orgánica de Educación (LOE) que permiten a determinados títulos de FP acceder a una licenciatura. Lo que esperan empresarios es "la inminente equiparación para que técnicos superiores de FP con un número de créditos convaliden un curso académico". El ministerio afirma que "para el Gobierno esto es una prioridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2008