Patraix alega contra la subestación en el PGOU

Una representación de la Asociación de Vecinos de Favara y de afectados por la subestación de Patraix presentó ayer en la oficina del registro del Ayuntamiento de Valencia un total de 2.700 alegaciones recogidas durante 45 días contra la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del Consistorio, para reclamar que determine una parcela concreta para el traslado de la central eléctrica y la recalificación del solar que actualmente ocupa para otro uso compatible con las residencias. La subestación sufrió una explosión hace un año que causó el pánico entre las casas que la rodean. Los afectados argumentaron que este terreno "se encuentra en una zona global de Ensanche" y "la instalación de transformación de energía es propia de una zona industrial e incompatible con los usos residenciales".

Asimismo, señalaron que "los vecinos tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna, libre de ruido u otras emisiones contaminantes de cualquier tipo". Según los vecios, la subestación "genera ruidos superiores a los 75 decibelios de día y de noche, además de campos electromagnéticos superiores a los recomendados por los mayores expertos mundiales".

Traslado en el aire

Los vecinos reiteron su "fuerte rechazo a la ubicación de la subestación tan cerca de las viviendas", y exigieron al Ayuntamiento de Valencia que "cumpla las promesas sobre su traslado a una ubicación más adecuada". Esta misma semana, Red Eléctrica Española (REE) aseguró que no tiene pensado trasladar la subestación, y que en todo caso tendría que pagar esa operación el "interesado", es decir, el Ayuntamiento. La alcaldesa, Rita Barberá, ordenó el cierre de la instalación de REE e Ibedrola tras la explosión, y ante este anuncio reaccionó con duras críticas a la falta de seguridad. El Ayuntamiento tiene reservada una parcela junto al Cementerio General para mover la central. Según fuentes del Consistorio, ese expediente está en marcha al margen del PGOU, que en su nueva versión de momento no refleja la ordenación pormenorizada.

La portavoz socialista, Carmen Alborch, exigió a Barberá que "colabore" con Red Eléctrica e Iberdrola para lograr el traslado. Alborch subrayó que el Ayuntamiento "no puede descargar toda la responsabilidad sobre ambas empresas y debe implicarse de forma decidida".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS