Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz considera grave que se detenga a un negociador de ETA

El ex presidente del PNV Xabier Arzalluz considera "muy grave" que el Gobierno haya detenido al etarra Francisco Javier López Peña, Thierry, porque, según ha dicho, participó en los contactos con el Ejecutivo durante la última tregua de ETA. En declaraciones a TV3 recogidas por Efe, Arzalluz ha asegurado, en contra de lo que sostiene el Ministerio del Interior, que Thierry no era el número uno de ETA, y ha opinado que su detención fue un show organizado para "contrarrestar la impresión" de que el Gobierno no controla la situación tras los últimos atentados.

"¿Quién de ETA quiere negociar con gente que lo primero que hace es cortar la cabeza del que ha estado allí, del mensajero? Es muy grave", dijo Arzalluz, que aseguró que si él fuera uno de los interlocutores socialistas que trataron con Thierry "pondría tierra de por medio".

A su juicio, después de atentados "muy duros" como el de Legutiano (Álava), "desde el poder, Rubalcaba [ministro del Interior]" vio la necesidad de "escenificar y dar golpes para contrarrestar esa impresión y hacer que se creyera que el Gobierno domina la situación". "Hasta ayer creíamos, y no porque supiéramos, que Ternera era el jefe político y Txeroki el jefe militar, y ahora nos sacan de la manga de la noche a la mañana a este llamado Thierry, que resulta que es el capo supremo", ironizó.

"Lo tenían controlado"

Tras reiterar que no se ha detenido a la cúpula de ETA, Arzalluz agregó: "Este Thierry debió de participar, por las noticias que tengo, en las conversaciones últimas del Gobierno, ETA, PSOE y Batasuna (...). A este hombre le vieron, le siguieron y lo tenían localizado en Burdeos". Por ello, según Arzalluz, después del atentado de Legutiano, el Gobierno consideró conveniente "dar un show" y "cogieron al que tenían controlado".

"Hay gentes de ETA que participan en unas negociaciones y en estas negociaciones con el enemigo se suele respetar un poco la figura de los que participan, y aquí se lo han cargado". Y alertó de que ahora lo que "puede pasar es que ETA reaccione de forma muy dura".

También se refirió al presidente del Gobierno: "Toda la política" de Zapatero con respecto al País Vasco consiste en "liquidar a Ibarretxe y poner a un Montilla en Euskadi", en alusión al dirigente del PSE Patxi López.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2008