Cáritas alerta del incremento del número de personas sin recursos

La entidad apela a la Administración para "repensar" los servicios sociales

"Cada vez hay más personas que necesitan ayuda y se acercan a Cáritas", destacó ayer Vicent Andrés, coordinador social de la entidad en la diócesis de Valencia. El año pasado fueron 37.617, un 10% más que el anterior y un 22% más que en 2004. De ellas, 8.700 "nunca antes habían reclamado" la asistencia de Cáritas, lo que, como apuntó la directora de acción social, María Luisa Haro, indica que no se trata de gente con problemas de pobreza cronificados, sino, muchos de ellos, personas que enfrentan por primera vez situaciones desfavorables.

Y este año el incremento puede ser incluso superior. De momento no hay cifras, pero sí impresiones que no pintan nada bien. "Han empezado a acercarse a las parroquias y a la sede inmigrantes con permiso de residencia y de trabajo, un perfil que hasta hace unos meses no nos pedía ayuda ya que solían tener trabajo y no tenían dificultades", comentaba Andrés.

Ante este horizonte, la entidad, por boca de su coordinador social, apeló a la Administración a "repensar" el actual sistema de servicios sociales, que deberían encargarse de garantizar a los ciudadanos "independientemente de su situación legal en España" una vida digna, educación, sanidad y vivienda. Hay que dotar a esta red asistencial "precarizada" nuevas herramientas, y como ejemplo, Andrés aludió a las dificultades de la ley de la Dependencia -"previmos desde su nacimiento que iba a tener problemas de aplicación"- o el que la ley de Renta Mínima esté en pañales.

En ello abundó María Luisa Haro: "Algo está fallando si la gente se acerca a Cáritas para pedir comida". De todas las ayudas urgentes que facilita el organismo, comentó, el 49% se destina a alimentar a personas sin recursos, frente al 19% de fondos que se dirigen a ayudas a la vivienda y un 5% a la compra de medicamentos.

El perfil de las personas atendidas sigue siendo el de una mujer (64%) inmigrante (77%) sin papeles. Suelen tener hijos a su cargo, escasa formación académica y dificultades graves en el acceso a una vivienda o al empleo normalizado, por lo que gran parte de ellas acaba en el servicio doméstico.

La directora de Cáritas Valencia, María de la Concepción Guillén, aprovechó la presentación del balance anual de la entidad para anunciar la campaña Derecho a la igualdad de género. Lo único que nos diferencia son las oportunidades, que impulsa Cáritas. Además, la organización indicó que obtuvo 4,8 millones en ingresos, el 34% de donativos, el 37% de subvenciones, el 23% procede de bancos, empresas y cajas de ahorros, y el 6% del Día de la Caridad, este domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50